0

Gustavo Ortíz, un fotógrafo de Clarín, planeó el casamiento con su mujer, Mercedes Velan, sin contarle nada, a fin de darle la gran sorpresa de su vida. Para eso inventó que un amigo contraía matrimonio y así, la llevó a la iglesia engañada. Una vez que se abrieron las puertas, la mujer se enteró que en realidad era ella quien se casaba después de 30 años de novia. 

En ese momento, mientras una amiga suya cantaba el Ave María, la novia comenzó a caminar hacia el altar y, sin poder contener la emoción, saludó a las distintas personas que se cruzó a su paso. Entre ellos, sus tres hijos. 

 

 

Según contó Clarín, el casamiento fue el fin de semana pasado en la iglesia Sagrado Corazón de Barracas. En ese lugar, Ortíz pudo concretar su sueño, ya que hace 5 años quería casarse de esta manera pero no lograba el aval de ningún sacerdote. Hasta que se topó con el cura indicado. También contó con la ayuda de sus amigos, especialmente de “el Mono”, que era el supuesto amigo que se casaba.  "Cuando le dije que se casaba el Mono, me contestó que bárbaro, que tenía un vestido que había usado en un 15 hacía unos meses. Pero era negro", explicó el flamante esposo. Para resolver la cuestión del vestido, Gustavo encargó cuatro tarjetas especiales, con la invitación a un salón muy coqueto y caro de Barracas. Y las amigas la convencieron para ir todas de largo y para que no se vistiera de negro, le mandaban fotos al Facebook, hasta que se decidió a hacerse un vestido.

 

Casamiento sorpresa
La pareja sonriendo felizmente al finalizar el casamiento.

 

El video que registró el casamiento ya se hizo viral en las redes sociales. "No pensé que el video iba a tener tanta repercusión, me escribe gente que no nos conoce y me cuenta que lo ve y llora", explicó el principal organizador del casamiento.

0 · Comentarios