El actor, guionista, director y productor Diego Rafecas murió ayer en el sanatorio Los Arcos de Palermo por problemas de salud que venía arrastrando hace un tiempo.

Sus trabajos en el cine se caracterizan por expresar valores humanos y dramas sociales como la droga, las adicciones, las clases sociales bajas y hasta el maltrato hacia los pueblos originarios. De las diez películas que dirigió, las más conocidas son Un Buda (2005), Rodney (2008), Paco (2009), Cruzadas (2011) y Ley Primera, estrenada hace un mes.

En su último filme, Rafecas no sólo escribió y dirigió, también participó en escena con doble personaje: tomó el papel de dos hermanos gemelos en el contexto de la Masacre de Napalpí, nombre con el que se conoce la matanza de 200 indígenas en el año 1924, en Chaco. Debido a su enfermedad no pudo asistir al estreno.

Durante su carrera tuvo el privilegio de trabajar con grandes figuras como Enrique Pinti, Moria Casán, Nacha Guevara, Tomás Fonzi, entre otros. 

Su camino en el mundo del espectáculo empezó a los 17 años, cuando comenzó a estudiar con Cristina Banegas. Después de dos años consiguió su primer protagónico en la obra Solo un aspecto, en teatro. A partir de ahí, siguió formándose en Guión y Dirección de Cine, escribiendo, actuando y dirigiendo sus propios cortometrajes. 

Comentarios
Comentarios