Entre el lunes y martes próximo, si las condiciones climáticas lo permiten, comenzará la identificación de 123 de las 237 tumbas del cementerio de Darwin ubicado en las Islas Malvinas, que estará a cargo de una misión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), según lo acordado entre los gobiernos de Argentina y el Reino Unido.

María Fernanda Araujo, presidenta de la Comisión de Familiares de caídos en Malvinas que nuclea a 550 familias en todo el país, expresó a la agencia Télam que: "son días muy duros ya que, a medida que se van acercando las fechas, me siento angustiada. Esperamos que esta misión traiga paz a todos los familiares".

Araujo, hermana del soldado clase '62 Elbio Eduardo Araujo del regimiento 7 de La Plata, prefiere hablar de "localización" más que de "identificación", y consideró que algunos familiares se sintieron "muy lastimados cuando se habló de NN cuando en realidad no lo son, sino héroes de la patria".

Asimismo, agregó que "el proceso fue un desastre, ya que cuando se inició quedamos muchos familiares de lado, en un tema tan delicado, y la comisión no fue tenida en cuenta. Sé de muchas madres que tuvieron que reforzar su medicación, que no pueden dormir ante la inminencia de los trabajos en el cementerio. Desde la comisión, no estamos de acuerdo en la manera que se gestó y se llevó adelante. Recién hace 2 meses nos hicieron preguntas que nos deberían haber hecho hace muchos años atrás".

La misión en Darwin estará encabezada por el jefe del Plan de Proyecto Humanitario del CICR, Laurent Corbaz, quien trabajará junto a un equipo de 12 forenses, de los cuales dos serán aportados por el gobierno inglés, John Clark y Jon Sterenbergy, y dos por el gobierno argentino, Luis Fondebrider y Mercedes Salado, integrantes del reconocido Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

La Cruz Roja calcula que la misión en Darwin se extenderá hasta finales de agosto y prevé poder exhumar entre una a tres tumbas por día, dependiendo de las condiciones climáticas, en tanto que el informe final se conocerá hacia finales de año.

En el cementerio, que permanecerá restringido al público hasta que termine la operación, se montará un laboratorio en un container donde se recogerán pequeñas muestras óseas que se enviarán al centro que posee el EAAF en la provincia de Córdoba para ser comparados con las muestras tomadas de los familiares que prestaron su consentimiento, que hasta el momento serían unas 93.

Algunas de las muestras tomadas en Darwin, y elegidas al azar, se enviarán también a los laboratorios de genética forense de la Universidad Central de Lancashire, en Preston (Reino Unido), y de la Universidad de Santiago de Compostela (España) para realizar una doble comparación cruzada de los resultados.

Comentarios
Comentarios