0

En el programa La Cornisa que conduce Luis Majul y que se emite por América, se presentó una denuncia contra la Superintendencia de Coordinación Administrativa de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, dependencia que habría recaudado más de cuatro millones y medio de pesos por fin de semana de manera ilegal con los adicionales en los estadios de fútbol.

La recaudación sería de algo más de 40 millones de pesos entre el mes de febrero y octubre de este año y el mecanismo utilizado fue el de enviar la mitad de los efectivos policiales a los operativos de seguridad de los encuentros jugados en jurisdicción de la provincia de Buenos Aires, pero recibiendo como pago el total de lo pactado como si hubieran enviado a todos.

De acuerdo a lo mostrado por Majul la Superintendencia policial era quién determinaba el grado de riesgo de cada partido y de esa manera se establecía la cantidad de efectivos que debían concurrir para la seguridad del partido, pero en realidad se enviaba la mitad o el 40% de lo que se había acordado, no obstante los clubes pagaban el total.

Una investigación de Asuntos Internos de la policía bonaerense pudo determinar que los jefes policiales se quedaban con la diferencia de dinero. "Desde el 14 de febrero hasta el 13 de octubre de este año los efectivos que concurrieron para el total de los partidos de las divisiones de fútbol de la A a la D fueron 69.040. Sin embargo, en muchos casos figuraban el doble", según reveló en el programa Juan Manuel Lugones, titular de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (APREVIDE).

Se puso como ejemplo el partido de Racing y Argentinos Juniors del 16 de abril pasado donde debían haber estado en el operativo de seguridad 649 policías, pero solamente concurrieron 306.

"Fue muy riesgoso ya que frente a un disturbio el faltante podría haber resultado mortal", agregó Lugones, quien dijo haber sufrido una amenaza de muerte por parte de la barra brava de Morón en un partido donde detectaron que había mucho menos policías de los que debían estar.

En esa misma fecha, Banfield recibió en su cancha a Vélez. El operativo preveía 360 policías. Sólo se hicieron presentes 207.

A los dirigentes de Racing les volvió a pasar el 21 de mayo cuando el equipo de Avellaneda enfrentó en su cancha a Temperley. El operativo estaba calculado para 630 policías y fueron solo 352.

0 · Comentarios