Por primera vez, Buenos Aires tendrá su feria callejera dedicada exclusivamente a los alimentos aptos para celíacos. El próximo fin de semana del 24 y 25 de junio, se realizará "Sin TACC", la versión sin gluten de 'Buenos Aires Market', el mercado itinerante y al aire libre de productos orgánicos y saludables. La feria estará en la plaza República del Perú, ubicada entre las avenidas Figueroa Alcorta y Salguero. 

 

 

Aunque no hay un censo específico, se estima que en la Argentina unas 400 mil personas son celíacas pero no todos están diagnosticados. Según explica Mariana Holgado, miembro de la comisión directiva de la Asociación Celíaca Argentina: "hay estudios de prevalencia, donde se toma una muestra de población y se mide la incidencia. En 2001, era un caso cada 167 pero quedó desactualizado. Hoy es de aproximadamente de uno en 100 y en niños de uno en 80". 

La asociación también cuenta con su propio evento donde las personas celíacas pueden acceder directamente a productos Sin TACC sin intermediarios de 62 empresas. Este año se realizará en Costa Salguero, el 8 y 9 de julio, con entrada gratuita y acreditación previa. El año pasado la visitaron 20 mil personas.

Además, desde febrero del año pasado, existe la ley N° 27.196, que reemplaza a la 26.588. La misma exige a todas las instituciones y establecimientos como comedores, kioscos de instituciones de enseñanza; transporte aéreo, terrestre y acuático; restaurantes y bares, kioscos y concesionarios de alimentos de las terminales y los paradores de transporte; locales de comida rápida; ofrecer al menos una opción de alimentos o un menú libre de gluten que cumpla con las condiciones de manufactura y los requerimientos nutricionales por porción, que certifique la autoridad de aplicación.

Uno de los principales problemas para los celíacos que deben seguir una estricta dieta es el precio de los alimentos sin gluten. Holgado indicó que: "los productos específicos tienen un alto costo que, muchas veces, tienen que ver con la cadena de comercialización porque las empresas que los elaboran son pequeñas y para llegar al distintos puntos del país necesitan varios distribuidores. Y tampoco pueden producir a gran escala para absorber costos fijos. Algunas materias primas son importadas y además se usan envases más costosos". La asociación realizó un relevamiento de precios y comprobó diferencias entre productos comunes y para celíacos de hasta 300%. Por ejemplo, la harina premezcla que se usa para preparar panificados cuesta 90 pesos el kilo, mientras que la harina común se puede conseguir entre 8 y 20 pesos.

Comentarios
Comentarios