0

La imagen es tan dolorosa que los habitantes de las localidades tucumanas de La Florida y de Delfín Gallo no pueden creerlo.  La tumba de Juan Viroche está cubierta de tierra y barro en medio de un terrero que parece un pasillo entre las tumbas del cementerio Cevil Pozo.

Viroche fue hallado ahorcado en su parroquia hace casi dos semanas en una imagen de terror: había un santo de yeso roto, bancos desparramados y sangre. Según el fiscal, el sacerdote se colgó y el movimiento pendular del cuerpo golpeó los objetos.

Según el diario La Gaceta de Tucumán, durante el lunes comenzaron a circular fotografías de la tumba, al aire libre, con la tierra removida, aún con flores y algunas velas alrededor. Las imágenes estaban acompañadas por un mensaje.

"Es lamentable y vergonzoso que la Iglesia no haya intervenido para que el cura Viroche tenga un digno lugar de descanso eterno. Esta imagen muestra donde está sepultado, triste realidad. No se merece tanto desprecio por parte de su Iglesia. Un hombre que lo dio todo y luchó por la vida de esos niños y niñas, víctimas de la droga y la trata, se hizo merecedor, por lo menos, a descansar en un digno lugar del cementerio. Difundan por favor , para que a las autoridades competentes, se les sensibilice el corazón y por lo menos le hagan un nicho como tiene que ser".

0 · Comentarios