El presidente Mauricio Macri participó del festejo por el Día del Trabajador en una sede del gremio gastronómico porteño y cuestionó el plan de legisladores opositores para impulsar una ley antidespidos con una curiosa frase, "si fuese por cuestión de leyes" alcanzaría con sacar "una ley que diga que somos todos felices".

 "Si fuese por cuestión de leyes saquemos, en vez de una ley para conservar lo que tenemos, una ley que diga que por ley somos todos felices y ya está, ya lo resolvimos. Pero no es así", sostuvo Macri provocando unos tenues aplausos tras un silencio generalizado. Uno de los más asombrados por los dichos fue el jefe de gabinete, Marcos Peña, que fue captado por las cámara en plena reacción. ¿Vergüenza ajena?.

 

Comentarios
Comentarios