Tras conocerse que el diputado Máximo Kirchner había declarado en 2016 ante la AFIP y la Oficina Anticorrupción (OA) “gastos personales” por 20 millones de pesos (es decir 1,7 millones por mes), el juez federal Claudio Bonadío ordenó allanar el Banco Galicia para secuestrar documentación, al advertir que el líder de La Cámpora podría estar “insolventándose” para eludir los embargos judiciales.

"Sus gastos en 2016, que crecieron 40 veces respecto de 2015, resultan un aumento exorbitante, no habiendo incrementado su grupo familiar, no registrando viajes al exterior, no experimentando crecimiento en los consumos", dijeron en el informe los técnicos de la AFIP y destacaron que entre enero y febrero de 2016, Máximo vació diez plazos fijos por $20 millones.

Ver también: Crece la tensión en Río Turbio: citan a indagatoria a gremialistas que toman la mina

De acuerdo a versiones publicadas por el diario La Nación, el legislador santacruceño habría presentado ayer, mientras allanaban el Banco Galicia, una rectificación de su declaración jurada (mecanismo habitual en ese tipo de trámites), algo que fue incluso confirmado por su entorno pero no brindaron mayores detalles.

 

 

Carlos Beraldi, abogado del diputado aseguró en declaraciones radiales que la denuncia es “falsa” y recordó que “son hechos que ya fueron denunciados hace un año y aclarados debidamente ante la justicia".

Ver también: El Gobierno instó al juez Casanello a que continúe en la causa contra Cristina Kirchner

Al respecto, Beraldi aclaró que “Máximo Kirchner no tenía ningún plazo fijo" y que realidad “lo que intentan volver a instalar como una nueva denuncia es el dinero que había recibido por la herencia, que estaba incorporado a las declaraciones juradas y en el año 2016 se transfirió del Banco Nación al Galicia, estando hoy todo ese dinero en una caja de seguridad a disposición de la justicia".

De este modo, Beraldi aseguró que "aquí no hay vaciamiento de nada y lo único que hay es un vaciamiento de la razón y de la verdad", lo cual relacionó con "un contexto político en el medio de una campaña electoral que empieza nuevamente hacia octubre y la necesidad de llenar títulos de los diarios reciclando viejas denuncias".

Comentarios
Comentarios