El hermano de Santiago Maldonado, Sergio, marchó este jueves junto a las Madres de Plaza de Mayo en la habitual ronda que realizan frente a la Casa Rosada e insistió en que al joven "se lo llevó la Gendarmería" y que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, "debería renunciar".

"Ya se está demostrando, como insistimos desde el primer día, en que teníamos razón: a Santiago se lo llevó la Gendarmería.

Por parte del Estado no tuvimos la misma respuesta, pero si con la gente, que nos acompañó desde el primer momento", destacó, acompañado por las referentes de derechos humanos.

Sergio hizo la ronda junto a Hebe de Bonafini, presidenta de la agrupación, y luego se ubicó junto a Nora Cortiñas, líder de Línea Fundadora, para ratificar que quieren "saber la verdad" sobre Santiago y que no están "haciendo política".

"Si no hubiesen sido tan políticos hubieran venido a hablar con nosotros: ahí hubo un rompimiento, pero por parte de ellos, no de nosotros", cuestionó Sergio.

El hermano del artesano desaparecido se refirió también a la recusación que presentaron contra el juez a cargo de la causa, Guido Otranto, y sostuvo que no "está haciendo nada" y que quieren que otro magistrado tome su lugar para que realice "una investigación que sea parcial".

Noticia relacionada: Familiares de Santiago Maldonado solicitaron la recusación del juez Guido Otranto

"Claramente (Otranto) está a favor de otros intereses, no de los nuestros. Esos intereses son del Estado, sino ya se hubiera avanzado", señaló.

En este sentido, Sergio aseguró que "no hay otra hipótesis" más allá de la que señala una responsabilidad de la Gendarmería desde "el día 24 de agosto, cuando la fiscal cambia la carátula a desaparición forzada de persona".

"Tienen que estar (siendo juzgados) todos los involucrados, desde la ministra de Seguridad, el Presidente, si le corresponde, (el jefe de Gabinete de ese Ministerio, Pablo) Nocetti, todos, porque ellos (por los efectivos de seguridad) no actúan solos, les dan una orden", reclamó.

En ese momento lo interrumpió su esposa Andrea, quien también lo acompañaba, para aclarar: "No son ocho gendarmes, es toda la Gendarmería, es la bajada de línea del Gobierno. ¡Que quede claro! ¡No son tres perejiles!".

Para los familiares de Santiago Maldonado, "cuando la ministra de Seguridad dice que ella se la banca y que no va a tirar por la ventana a ningún gendarme, le baja un caparazón de impunidad" a la fuerza de seguridad.

"Por la actitud que tuvo Gendarmería de ingresar al lugar tirando tiros, de la manera brutal en la que lo hicieron, tendrían que ser apartados todos en el momento, independientemente de la desaparición forzada de Santiago", consideró.

Comentarios
Comentarios