El radical Oscar Aguad asumirá hoy como titular del ministerio de Defensa afectado por los recortes presupuestarios. Si bien no hubo ningún anuncio oficial, fuentes al tanto de la transición aseguraron al diario Perfil que junto al nuevo ministro, quien viene de estar al frente de Comunicaciones, llegarían cambios en las segundas líneas. No obstante, no se descarta que alguno de los secretarios, que acompañaron a Julio Martínez, mantengan su cargo.

En un contexto de ajuste, Martínez finaliza una gestión que ha tenido como prioridad el pago de salarios. Luego de varios años de aumentos “no remunerativos” y desajustes, se prefirió regularizar la situación y contener el torrente de juicios, postergando el reequipamiento del ministerio.

El material de las tres armadas está en paupérrimo estado. Por ejemplo, sólo unos cuatro aviones a propulsión podrían actuar con todos sus sistemas funcionando en la Fuerza Aérea, hay contadas horas presupuestadas para la navegación de las naves de superficie de la Armada y un stock de munición en bajos históricos en el Ejército.

La perspectiva futura no es alentadora. Los A4-AR, únicos aviones de combate con turbinas propulsoras, tendrían problemas para el funcionamiento durante el año próximo, según afirman medios especializados, cuando venza la munición de las sillas eyectoras. De esta manera, el país sólo contaría con aviones a hélice para mantener la seguridad aérea durante la cumbre del G-20. 

Ver más: El Ministerio de Defensa confirmó que quieren comprarle a Francia 4 buques por 300 millones de euros

Aguad se encontrará con tres negociaciones principales abiertas para adquirir nuevo equipamiento: la posible compra de una escuadra de aviones Super Etendard franceses desactivados por las fuerzas de ese país; la adquisición de al menos dos patrullas marinas, con ofertas desde China, Rusia y otros países; y la más pronta a realizar, la compra de aviones de entrenamiento Texan a los Estados Unidos. Si bien hubo muchos rumores sobre próxima compras de aviones, patrullas marinas y otros materiales militares, la realidad es que la cartera sufrió fuertes requerimientos de ajustes. 

El jueves pasado, el presidente Mauricio Macri reconoció, ante los dos radicales que se sucederán en el cargo y los principales jefes de las fuerzas, las limitaciones que presenta el Ministerio de Defensa: “Estamos en etapa de vacas flacas, pero después de muchos años nos hemos comprometido en un plan a tres años para ir incorporando y mejorando la especialización y la capacitación de nuestras fuerzas”.

Relacionadas: Macri llenó de elogios a los militares en la cena de las Fuerzas Armadas

Comentarios
Comentarios