El ex jefe del Ejército, César Milani, declaró hoy durante más de tres horas ante el juez federal N°2 de Tucumán, Fernando Poviña, quien lleva adelante la causa por la desaparición del soldado riojano Alberto Ledo, y según lo informado por su abogado, declaró su inocencia ante el magistrado, además de afirmar que "no conocía" al conscripto desaparecido en 1976, tras la cual se retiró de tribunales.

"Milani se presentó en la Justicia como lo hizo cada vez que fue requerido y brindó una frondosa explicación de la situación que le tocó vivir en esos años; ratificó lo que dijo en un escrito presentado en agosto pasado y dejó otro escrito ampliatorio donde ofrece una buena cantidad de pruebas", señaló su abogado Gustavo Feldman al salir del tribunal.

Feldman indicó que "hemos ofrecido las declaraciones testimoniales de León Arslanian, Ricardo Gil Lavedra y Graciela Fernandez Meijide sobre aspectos de orden general y en particular en cuanto a la participación de los subtenientes en esa época".

El abogado precisó que durante la indagatoria ante Poviña "presentamos nuevas pruebas y una verdadera hipótesis de investigación para que el juez, la fiscalía y la secretaria de Derechos Humanos, que ahora es querellante, lleven adelante la investigación en forma conjunta con la defensa".

Al declarar ante el magistrado, Milani explicó "por qué no tuvo ni pudo tener ninguna vinculación con el caso", indicó Feldman, quien precisó que "la fotocopia que está en el expediente no es un documento genuino y su firma es irreconocible". "Nunca existió el legajo original del soldado Ledo y con la mal llamada acta de deserción jamás se podrá condenar a alguien", agregó.
 

Milani se retiró del edificio de tribunales federales de la capital tucumana sin mantener contacto con los medios de prensa y ahora el juez Poviña tiene 10 días hábiles para definir la situación procesal del ex jefe del Ejército.

Al confirmarse que Milani no iba a quedar detenido, Graciela Ledo, hermana del soldado desaparecido, se mostró desilusionada ya que durante la mañana había asegurado que su mayor deseo era que el ex jefe del Ejército "quede detenido y espere en esa condición el comienzo del juicio".

"Compartimos la sensación de la familia Ledo porque venimos luchando desde hace varios años y no vemos que exista la intención de hacer justicia", comentó la abogada Adriana Mercado Luna, quien acompañó a la hermana del soldado desaparecido.

Según Mercado Luna, "no hicimos ninguna presentación porque no conocemos los términos de la declaración de Milani y sólo nos queda esperar que pasen los 10 días que tiene el juez para pronunciarse".

"Esperábamos que quedara detenido ya que hay motivos suficientes para que eso sucediera porque ha obstaculizado permanentemente la causa y por tratarse de un delito de lesa humanidad, el juez o el fiscal podrían haber pedido su detención pero ninguno lo hizo", se lamentó la abogada. Según Mercado Luna, "estamos dispuesto llegara hasta las últimas consecuencias porque estamos convencidos que Milani es responsable de la desaparición de Ledo".

Milani está imputado por los presuntos delitos de encubrimiento agravado y falsificación ideológica de instrumento público y comparecerá en la causa donde ya está procesado el ex capitán Esteban Sanguineti.

Ledo, quien cuando desapareció tenía de 20 años y estudiaba en la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), fue convocado al servicio militar en 1975, durante el Operativo Independencia. El solado habría sido secuestrado y asesinado por sus superiores, aunque las autoridades del Ejército sostuvieron que desertó y nunca más se supo de él

Comentarios