La petrolera YPF desmintió que se encuentre negociando con Shell la compra de una parte de sus activos en la Argentina, tal como había publicado el diario La Nación la semana pasada.

Mediante una nota dirigida a la Comisión la Comisión Nacional de Valores (CNV), la principal petrolera del país señaló al respecto que “no existe información relevante que difundir".

YPF hace saber que en caso de existir algún hecho o situación que por su relevancia implique la obligación para la Sociedad de difundirlo de acuerdo con las normas vigentes, lo hará oportunamente por los canales correspondientes”, finaliza la misiva.

De acuerdo a la normativa vigente, como empresa que cotiza en bolsa, YPF está obligada a informar a sus accionistas todo hecho “relevante” que pudiera afectar sus intereses.

La noticia sacudió días atrás el ambiente petrolero local y hasta motivó un pedido de informes del bloque de diputados del Frente para la Victoria. El punto más polémico es la obligación de mantener la marca Shell, lo que provoca suspicacias en torno de si la compra no sería algo “temporal” para después venderla a un tercero.

El año pasado, el CEO mundial de la petrolera anglo-holandesa Shell, Ben van Beurden, anunció que luego de adquirir BG (British Gas) la compañía identificada con una concha marina iniciaría un proceso de desinversión en el mundo a los efectos de reducir su deuda, que orillaba en los 30 mil millones de dólares. En esa oportunidad, el número uno de Shell anunció que se desprenderían de sus activos de downestream en Argentina (refinerías y estaciones de servicios) para concentrarse en la producción de gas y petróleo.

Según trascendió, Shell espera obtener por esos activos cerca de 900 millones de dólares, un número que muchos consideran muy elevado si se tiene en cuenta que Pampa Energía, que dirige Marcelo Mindlin, pagó bastante menos, unos 867 millones de dólares, por el paquete de Petrobras, que incluía las estaciones de servicio, una refinería y participaciones en otras empresas.  

Comentarios
Comentarios