Los delegados de los manteros, que fueron desalojados de la zona de Plaza Once, y representantes del gobierno porteño se reunieron en la Subsecretaría de Trabajo de la Ciudad, con la mediación de la Defensoría del Pueblo, para intentar negociar una solución al conflicto generado a partir del violentos episodios ocurridos en el barrio porteño de Balvanera y volverán a encontrarse luego de pautar un cuarto intermedio.


"Vamos a la Subsecretaría de Trabajo donde el Gobierno de la Ciudad estimamos que presentará una propuesta, desde la Defensoría vamos a escuchar a las partes, lo que sucede también es que nos sabemos si el grupo de manteros que va a venir es representativo del conjunto, esto también conspira contra un acuerdo", dijo a Télam una vocera de la Defensoría.


Juan Pablo Graña, vicejefe de Gabinete de la Ciudad, sería el encargado de buscar una solución con los manteros. El gobierno de la Ciudad, por orden de la Fiscalía porteña, inició esta madrugada un operativo de desalojo de los manteros en la zona de Once que derivó en violentos enfrentamientos con la Policía de la Ciudad, con dos efectivos heridos y otros tantos manteros heridos y detenidos.


Los serios incidentes se produjeron este martes en el popular barrio  de Once cuando la policía desalojó puestos de venta ilegal de los alrededores de la estación ferroviaria y los manteros cortaron la avenida Pueyrredón como protesta.


El operativo de desalojo había comenzado cerca de las 2 de la madrugada por orden de la Fiscalía General, y terminó con heridos y detenidos. Los incidentes comenzaron cuando los vendedores ambulantes se encontraron con los uniformados al llegar a la zona para empezar su jornada como era habitual.


Los manteros, que denunciaron que los efectivos le secuestraron sus mercaderías y se negaban a abandonar el lugar, comenzaron a arrojar piedras, bombas de estruendo y todo tipo de elementos contra la Policía, que a su vez respondió con gases lacrimógenos. 


Los vendedores ambulantes, señalaron que el gobierno de la Ciudad les propuso realizar un censo y crear un registro para su trabajo, considerándolos como monotributistas, pero trasladándolos a otros barrios, lo que fue rechazado. Muchos de los manteros denunciaron que ya habían sido censados hace más de un año y que no se ha a comunicar con ellos para ofrecer una solución. 

Comentarios