Si bien el presidente de la Nación, Mauricio Macri, convocó a una conferencia en la Casa Rosada en la que polémica condonación de la deuda que su empresa familiar mantenía con el Estado de cuando gestionó el Correo Argentino era el tema central, no pudo evitar que se colaran otros temas de agenda igual de acuciantes como la inflación, los despidos, el tarifazo energético, la relación con la diputada Elisa Carrió, con su propio padre o posibles cambios de gabinete.

 

Macri descartó que la variación de precios pueda ser mayor a la prevista para el 2017. “Tenemos que estar comprometidos en tener la inflación bajo control, la meta del Banco Central es 12 y 17 por ciento, espero que los argentinos cerremos el año debajo del 20 por ciento", sostuvo.

 

 

Asimismo, a pesar de la mala praxis de que implicó que un funcionario de bajo rango aceptara la propuesta de pago de Grupo Macri por la deuda del Correo Argentino, que la fiscal general de la Cámara Comercial Federal consideró “abusiva”, el presidente descartó cambios de gabinete y además se mostró “orgulloso del equipo que tengo y los seguiré apoyando”.

 

Al ser consultado por la nueva suba de las tarifas de energía, Macri afirmó que le “dolió cada aumento les ha tocado pagar” pero justificó que si no “nos quedábamos a oscuras” y atribuyó a los mayores costos de la energía una supuesta reducción en los cortes de luz, de la que no brindó ninguna precisión.

 

Por otra parte, cuando un periodista le pidió su opinión sobres los 100 mil despidos producidos el año pasado, Macri se limitó a decir que tuvimos un primer semestre duro, lejos de la crisis de 2001, pero desde "noviembre generamos trabajo, entonces empezamos a poner en marcha al país”.
 

Comentarios