En medio de la crisis por la que atraviesa el histórico Partido Justicialista y en vistas a las elecciones legislativas, siete gobernadores del peronismo se reunieron y acordaron trabajar para la renovación del espacio aunque advirtieron que ese proceso se realizará después de los comicios. A su vez, pactaron una nueva cita para el próximo mes, a la cual sí estarán invitados el resto de los mandatarios del PJ.  

En general, los presentes en el encuentro tiene buena relación con el gobierno de Mauricio Macri, por lo que se comprometieron a colaborar con la gobernabilidad nacional, pero pidieron que sea un trato recíproco. "Tenemos problemas comunes y queremos soluciones que tienen que estar en el mismo camino. Somos gobernadores que queremos proponer una opción política", aseguró Gustavo Bordet, quien fue el anfitrión en la Casa de Entre Ríos en la Capital.

Además del organizador los que encabezaron el encuentro fueron el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, y Domingo Peppo, del Chaco. El cordobés sostuvo que "Argentina necesita un peronismo organizado, un peronismo republicano y democrático, que exprese la producción y el trabajo, y la Justicia social que solo la puede hacer el Estado. No hay derrame del mercado que garantice la justicia social". Por su parte, Peppo aseguró que la renovación del PJ será posterior a las votaciones: “Después de este proceso electoral, queremos darle forma a un espacio de gobernadores con poder real".

 "Queremos que al país le vaya bien. Por eso tenemos la voluntad de garantizar la gobernabilidad a rajatabla. Pero la gobernabilidad tiene que ser de ida y vuelta: que la Nación también le garantice la gobernabilidad a las provincias”, dijo Schiaretti respaldando y, a su vez, demandando al Gobierno Nacional. Reclamó que "el Gobierno nacional se fue quedando con recursos de las provincias y los debe devolver". 

Además del anfitrión y quienes encabezaron el encuentro, se hicieron presentes: Juan Manzur (Tucumán), Lucía Corpacci (Catamarca), Rosana Bertone (Tierra del Fuego) y Sergio Casas (La Rioja). También concurrió el aliado Hugo Passalacqua (Misiones), un ex radical . También participó Pablo González, vicegobernador de Santa Cruz, que no estaba entre los invitados iniciales pero pidió participar del almuerzo. Aunque estuvieron ausentes, a ese grupo deben sumarseles el sanjuanino Sergio Uñac, que está de gira por China junto al presidente Mauricio Macri, y Juan Manuel Urtubey (Salta), quien recién regresó al país y lo espera una agenda ocupada en su provincia.

Quedaron en verse nuevamente en junio con todos los gobernadores peronistas. Son 14, más dos "asociados", Passalacqua (Misiones), que ayer participó, y el clan Zamora, que gobierna Santiago del Estero.

Es evidente que la razón política por la cual la invitación no se extendió a los 14 gobernadores peronistas es tomar distancia de Cristina Kirchner y aislarse de lo percances de la interna del PJ en provincia de Buenos Aires. Es decir, que buscan separar el peronismo del kirchnerismo. Por esa razón, la reunión, que armaron Schiaretti, Bordet y Manzur, excluyó a otros mandatarios del peronistas distantes al Gobierno Nacional de turno, como Carlos Verna (La Pampa), Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y Gildo Insfrán (Formosa). Tampoco se invitó a Alicia Kirchner a pesar de lo cual apareció su vice.

Comentarios
Comentarios