El bloque de diputados bonaerenses del Frente para la Victoria (FpV) oficializó este jueves su ruptura, luego de que un grupo de 13 legisladores que pertencen al peronismo tradicional concretaran su salida de la bancada hegemonizada por organizaciones que se referencian en la ex presidenta Cristina Fernández.

Fuentes del bloque señalaron a DyN que los 13 legisladores, comandados por Walter Abarca, presentaron al presidente de la Cámara baja, Jorge Sarghini, la nota de confirmación del nuevo espacio, que se llamará FpV-PJ y que funcionará en interbloque con la bancada del FpV.

Con 36 legisladores, la bancada kirchnerista era la primera minoría del cuerpo, aunque ahora pasará a tener 23 voluntades y quedará por debajo de Cambiemos, que cuenta con 28 bancas. 

La ruptura es consecuencia de la falta de acuerdo que arrastra la bancada desde la renuncia del camporista José Ottavis a la presidencia del bloque, un espacio que quedó cruzado por divisiones internas desde la sanción del Presupuesto provincial que impulsó el gobierno de María Eugenia Vidal.

Con esta determinación, la nueva bancada, que estará conducida por Abarca, se aleja del sector referenciado en la ex presidenta pero mantiene una línea de trabajo común a través de la metodología de un interbloque.

Los interrogantes se abren ahora respecto del camino que tomarán seis legisladores del Movimiento Evita y otros sectores del PJ que, bajo la conducción de Fernando "Chino" Navarro y Horacio González, permanecen en una zona gris, al no alinearse al sector del kirchnerismo duro. También resta saber, en caso de que los 23 restantes permanezcan unidos, quién será el elegido para comandar esa bancada, aunque muchos en el espacio postulan a Juan José Mussi, ex intendente de Berazategui. "Veremos qué hace el resto, si se quedan los veintipico", sostuvo a DyN un legislador del nuevo espacio, y agregó: "La intención nuestra, más allá de la formalidad, es trabajar como interbloque".

Además de repetir la fractura producida en el Senado provincial el año pasado, el paso dado por la flamante bancada demuestra que ni siquiera la intervención de la ex mandataria pudo amortiguar las diferencias internas en el peronismo bonaerense. 
 

Comentarios
Comentarios