El periodista Hugo Alconada Mon publicó, el 11 de enero pasado  en el diario La Nación una nota en la que informó que el titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, habría recibido cinco transferencias millonarias del financista extranjero Leonardo Meirelles, condenado en Brasil por el "Lava Jato". Ese operador reconoció ante la Justicia que había pagado coimas para la empresa Odebrecht no solo en su país sino a otros del continente.

En la investigación se señaló que el operador brasileño transfirió un total de US$ 594.518 mediante cinco giros a una cuenta en Suiza de Arribas entre el 25 y 27 de septiembre del año 2013, desde una cuenta bancaria en Hong Kong que Meirelles controlaba a través de la compañía RFY Import & Export Limited, que la justicia de su país ya calificó como "empresa de fachada", destinada al pago de coimas, lavado de activos y evasión.

Los pagos tuvieron lugar inmediatamente después de que se relanzara el plan de Odebrecht para implementar el soterramiento del tren Sarmiento. Las obras de infraestructura arrancaron finalmente en octubre del año pasado cuando se activó la tuneladora. De esos ingresos, Arribas reconoció tan solo uno, el cual justificó que provenía de "la venta de un inmueble en la ciudad de San Pablo".

Luego de la investigación periodística públicada, la diputada Elisa Carrió lo denunció ante la Justicia. El propio Alconada Mon aportó material al expediente, a cargo del juez Rodolfo Canicoba Corral y del fiscal Federico Delgado. El periodista, quien declaró el martes pasado en la causa, dio un pendrive con 14 hojas de documentación sobre las transferencias bancarias, extractos de una entrevista a Meirelles y material judicial de Brasil que confirman los contactos entre el financista brasileño y las coimas, según informó Infobae.

 

 

Alconada Mon explicó que el viernes anterior a que saliera publicada la nota llamó a Arribas para notificarlo de la información que tenía y darle la oportunidad de poder explicar su lado de la historia. Desde ese momento se comunicó con emisarios del director de la AFI.

El mismo viernes luego del llamado se produjo el primer contacto. El periodista en su declaración explicó que esa persona le dijo que "sabía quién era Meirelles, pero que Arribas sostenía que ninguna de esas operaciones era verdadera". El sábado se volvió a contactar y según Alconada Mon "cambió la versión y dijo que todas las operaciones correspondían a la venta de un inmueble en San Pablo, en el año 2013. Me pidió 24 horas más terminar de buscar los datos y que aclarara en la nota que el señor Arribas no era contribuyente fiscal en ese momento en la Argentina".

La explicación de Alconada Mon a la que tuvo acceso Infobae siguió: "Pocos minutos después me llamó un segundo interlocutor de Arribas para decirme que toda la operación era en negro y que iba a tomar tiempo para poder demostrarlo", expuso, y agregó: "Luego volvió a llamarme el primer emisario de Arribas y dijo que el segundo emisario de Arribas era un boludo y no estaba autorizado a decirme que la operación era en negro".


 Y continuó "al día siguiente el primer emisario de Arribas cambió por tercera vez la versión y dijo que solo una transferencia , por 70 mil dólares correspondía a la venta de un inmueble en San Pablo en 2013 y que desconocía las restantes cuatro y me pidió 24 horas más para entregarme la documentación. Ya el lunes volvieron a cambiar la versión, dijeron que no me iban a dar documentación, sino copia de un e-mail que el banco de Suiza le había dado a Arribas para finalmente, cuando nos reunimos en el bar Puros, del microcentro porteño, sólo me mostraron un supuesto mail, sin membrete del Banco Credit Suisse, se negaron a entregarme copia para que yo la verificara, como habían prometido y procedieron a evaluar que mi proceder era malicioso. Momento en que di por terminada la reunión y tras cinco días de esperar y recibir versiones contradictorias entre sí, avanzamos hacia la publicación, al día siguiente miércoles 11 de enero".

 

La diputada oficialista Elisa Carrió denunció a Arribas luego de la publicación

 

Al mismo tiempo, el periodista consignó que le llegó por dos fuentes distintas de dentro del Gobierno de Macri que los 70 mil dólares que reconoció Arribas "podrían haber sido abonados por Odebrecht por tareas de lobby". Las identidades de ambos funcionarios no fueron revelados por Alconada Mon, que se amparó en el secreto profesional. 

A raíz de las aportaciones del periodista de La Nación, el fiscal Delgado solicitó una serie de medidas que podrían poner contra las cuerdas a Arribas. 

Comentarios