La diputada, Elisa Carrió había terminado de dar una extensa entrevista en radio Mitre, pero todavía sentía que le habían quedado cosas por decir, sentimientos que no se podía guardar . 


La líder de la Coalición Cívica, una vez terminada la entrevista, abrió su cuenta de Twitter y soltó dos frases misteriosas.

 


 


¿Que ocurrió para que una de las fundadoras de Cambiemos estallará asì? Lo dijo ella misma: está cansada. “Cansada, en serio”, acotan cerca suyo.


Está cansada de que el Gobierno siga defendiendo a Lorenzetti y que desde un sector de la Justicia y de la Agencia Federal de Inteligencia la operen y nadie la defienda”, señaló uno de sus colaboradores más estrechos. “Sobre todo, cuando la AGN dice lo mismo que ella", agrega.


Su bronca se desató ayer, al enterarse a través de su abogado que un hombre había confesado que la había denunciado por enriquecimiento ilícito a cambio de $1500, Lilita se sintió escandalizada. No podía creerlo. “Esto es vergonzoso, un escándalo producto de operaciones políticas vinculadas a sectores de Inteligencia y a altos rangos del Poder Judicial”, escribió.


Hoy, tras leer en Clarín cómo se orquestó la maniobra en su contra, la diputada de Cambiemos subió un estadio y sintió indignación.


En la nota, un agente de la ex SIDE daba cuenta del paso a paso: “A este pobre tipo le dieron 1.500 pesos como viáticos para ir a Capital. Pero la operación contra Carrió se armó en la base de la Agencia Federal de Inteligencia en Pilar hace unos meses, junto con unos policías bonaerenses que acercaron al abogado. El director de esa base se llama Pablo Piramonte”.


Carrió cree que es evidente que la denuncia por presunto enriquecimiento ilícito ─ella afirma con ironía que lo suyo es "empobrecimiento lícito"─provino de sectores de la Justicia y un sector de servicios de Inteligencia.


Lilita, una de las arquitectas de Cambiemos, ha sido una férrea crítica del titular de la Corte Suprema, que la denunció por sus acusaciones, y también de la N°2 de la Agencia Federal de Inteligencia, Silvia Majdalani, a quien apuntó por "espiarla".

 


Pero ese no es el único motivo que hace que Lilita se sienta cansada y hasta un punto enojada con Cambiemos. También la crispa la cuestión Odebrecht y cómo el Gobierno reaccionó ante el tema.
Lo de Odebrecht, de que operen todos para que no haya acuerdo, la tiene enojada”, señalan en su entorno.


En la Coalición Cívica-ARI afirman que de acá a fin de año el tema será "el acuerdo de delación de Odebrecht de en Argentina". Es decir: las negociaciones que destraben la confesión para que haya arrepentidos que puedan revelar a dónde fueron a parar los 35 millones de dólares que la empresa de obra pública brasileña admitió haber pagado en el país.


Están haciendo esfuerzo inimaginables para que no salga el acuerdo. Los une el espanto, o mejor dicho, la coima”, repiten cerca de Carrió, quien hoy vinculó a “algunas personas del propio Gobierno” en una maniobra para proteger a Julio De Vido, actual diputado nacional y ex ministro de Planificación Federal.


En su equipo dicen que están estudiando la manera para que haya un acuerdo y Odebrecht pueda abrir lo que muchos creen será una caja de Pandora para la política local. “No es cierto que no se pueda lograr, faltan herramientas, puede ser, pero le vamos a encontrar la vuelta, hay muchas mentiras alrededor”, marcan.

 

 

 

 

Fuente: Clarín

Comentarios
Comentarios