El papa Francisco le anunció este viernes a la canciller argentina, Susana Malcorra, de que no recibirá a más políticos argentinos hasta después de las elecciones legislativas de octubre en el país y que se mantendrá completamente al margen del proceso electoral.


Las palabras de Francisco se dieron en el marco de una reunión privada que mantuvo con la ministra argentina en el Palacio Apostólico vaticano, según refirió Malcorra en un encuentro con la prensa en Roma.

 


Las conversaciones a puerta cerrada entre el pontífice y la canciller argentina duraron casi una hora y en ellas Francisco le comentó a Malcorra que ella es la última persona que recibirá hasta después de los comicios legislativos en el país.


De esta manera, la ministra argentina quiso poner fin a las especulaciones sobre una posible visita del presidente argentino, Mauricio Macri, al pontífice en el Vaticano.


Primero nunca estuvo planeado que el presidente viniera, tal cual salió en algunos medios, aparte de que eso no estaba en los planes, su Santidad fue claro en decirme que se va a mantener muy prescindente, muy al margen de todo este proceso y que, de acá hasta pasadas las elecciones, no va a tener ninguna visita oficial, aseguró.


Malcorra rechazó que haya invitado de nuevo a Jorge Bergoglio a visitar Argentina porque -dijo- ya ha sido invitado en reiteradas ocasiones y por tanto su viaje al país se va a hacer en el momento en que el Santo Padre juzgue que es oportuno y en función de su agenda, que es una agenda muy amplia.


En la reunión sí que hablaron de otras cuestiones como de la situación social en Argentina y también de Venezuela, donde el Vaticano tiene un rol importante.


Recorrimos el mundo desde su óptica, desde sus ocupaciones y preocupaciones, el mundo tanto desde el punto de vista de lo que tiene que ver con la paz y la seguridad, como lo que tiene que ver con el comercio y lo económico, reveló. 

Comentarios
Comentarios