La trama de “prestanombres” que presuntamente habría utilizado José López, exsecretario de Obras Públicas durante el kirchnerismo y célebre por haber intentado esconder 9 millones de dólares en un convento de General Rodríguez, no se limitaba a Eduardo Gutiérrez, dueño de la constructora Farallón, quien aparecía en los papeles como el dueño de la casa de Tigre que había remodelado y utilizaba el exfuncionario, simulando el pago de un alquiler irrisorio.  

El juez Daniel Rafecas y el fiscal Federico Delgado, que investigan a López por presunto enriquecimiento ilícito, detectaron que al menos otro empresario vinculado a los negocios con el Estado habría participado de un acuerdo similar.

Se trata del empresario rosarino Carlos Gianni, propietario de las empresas Turicentro y Marketing y Eventos, quien de acuerdo a lo relevado por la justicia era el propietario de un departamento en la Avenida Las Heras que era alquilado por la hijastra de López, justamente en el mismo edificio donde vivía el el exfuncionario.

Turicentro se quedó en 2003 con la licitación para proveer los pasajes de los viajes de presidencia de la Nación. Por entones era frecuente ver a Gianni como parte de las comitivas que acompañaban a Cristina Fernández de Kirchner, lo que le valió la posibilidad de trabar buena relación con varios funcionarios, entre los cuales estaba López. Muchos recuerdan cómo aprovechaba los tiempos muertos para reclamar directamente a ministros o secretarios por trabajos impagos o para vender sus servicios.

Uno de los principales activos de esta empresa de turismo era la exclusividad para comercializar paquetes de pasajes entradas para los mundiales de fútbol, que obtuvo por sus buenas artes para acercarse a los dirigentes de la AFA de entonces. La influencia también alcanzó al rugby, convirtiéndose en la operadora que vendió los tickets del último certamen en el Reino Unido. El vínculo de Turicentro con el Estado finalizó en 2012, cuando un decreto oficial obligó que se le contraten los vuelos a Aerolíneas Argentinas.  

Amante de la buena vida, Gianni habita en la semana un piso en Libertador y Libertad y suele mostrarse en el bar Liber. Los fines de semana viaja a Rosario, donde es accionista del Sheraton local, además de contar con numerosas inversiones inmobiliarias y hasta en medios de comunicación. Quienes lo frecuentan saben que supo mantener “amistades” con bellas mujeres, entre ellas una ex Gran Hermano.

En el caso de Marketing y Eventos, se trata de una compañía dedicada a la organización de congresos y stands en ferias, como el de Tecnópolis que construyó en 2012 para el ministerio de Agricultura, por entonces encabezado por el chubutense Norberto Yaghuar, beneficiaria de una adjudicación directa por 15 millones de pesos.

Justamente, Marketing y Eventos está en la mira de la justicia por haber comprado, sin siquiera verlo, el piso 13 de Las Heras 2036, donde vive Mariana Soules, hija de un matrimonio anterior de la esposa de José López y quien firmó el supuesto contrato de locación con el propio Carlos Gianni.

Con el avance de la pesquisa no debe descartarse que Gianni corra la misma suerte que Eduardo Gutiérrez, hoy procesado por ser testaferro de López. 

Comentarios
Comentarios