En el marco de una gira por Asia, que incluyó una escala en Dubai y visitas oficiales a China y Japón, Mauricio Macri realizó un encuentro con el emperador Akihito y su esposa Michiko. Los visitó en el Palacio Imperial de Tokio, al que acudió con la primera dama, Juliana Awada y a su hija Antonia. El Presidente y su familia regresarán en las próximas horas a la Argentina. VIajó hasta Dubai en una aeronave privada y luego en un vuelo de Emirates.

Apenas un rato después de regresar de la cumbre, Macri le contó a Clarín, que el emperador se sorprendió cuando le dijo que había venido de gira a Japón para tratar de fomentar inversiones que ayuden a bajar los índices de pobreza. "Cuando le conté que teníamos 30 por ciento de pobres, me dijo "¿cómo puede ser?". Luego agregó: "Nadie entiende que estemos así siendo uno de los siete países más grandes del mundo"

Comentarios
Comentarios