El fiscal federal Juan Pedro Zoni solicitó que la causa contra Ramón Granero, extitular del SEDRONAR durante parte del kirchnerismo, sea enviada a juicio oral y público. El pedido también incluye al detenido Ibar Pérez Corradi.

En el expediente la justicia investiga el supuesto tráfico de efedrina, que era importada como supuesto insumo para laboratorios locales y terminaba siendo vendida a narcotraficantes en México.

En su dictamen, elevado a la jueza federal María Serivini de Cubría, Zoni consideró cerrada la investigación. Junto a Granero y Perez Corradi serán juzgados el ex director del Registro Nacional de Precursores Químicos de la Sedronar, Julio De Orue, y los hermanos Máximo, ex funcionario de ceremonial del PAMI y Miguel Angel Zacarías, ex secretario privado de Granero, y Gabriel Yusef Abboud.

"Luego de haberse llevado a cabo una extensa y profunda investigación, se ha podido comprobar prima facie la existencia de una maniobra compleja de narcotráfico internacional, de la cual formaron parte distintas personas, entre las que se encontraron funcionarios públicos de diversos estamentos del Estado Nacional", destacó el fiscal.

La situación de Granero, quien antes de desatarse este escándalo mantenía una dura interna con el entonces jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, es delicada porque para Zoni “el control que se debería haber efectuado desde la Sedronar fue inexistente" ya que nunca conoció ni intentó conocer las necesidades lícitas de las sustancias químicas controladas” cuando era una de sus obligaciones”.

Granero fue titular del Sedronar entre junio de 2004 y diciembre de 2011, cuando se produjo el desvío de 40 toneladas de efedrina importada entre 2004 y 2008, y que fue vendida al narcotráfico en México para ser usada como precursor químico en la elaboración de drogas.


 

Comentarios
Comentarios