0

El Gobierno, la CGT y los empresarios nucleados en el Grupo de los Seis acordaron un bono de 2 mil pesos para fin de año, según confirmó en una conferencia de prensa el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, junto al ministro de Trabajo Jorge Triaca. 

Las partes "abrirán una negociación por sector para el pago de un bono extraordinario para fin de año, de suma no remunerativa y como referencia base un monto de 2 mil pesos por trabajador", indicó Peña.

En conferencia de prensa desde Casa Rosada, el ministro coordinador sostuvo que el Gobierno bsucará "institucionalizar el diálogo para la producción y el trabajo, con al menos los actores presentes". 

El ministro de Trabajo, Jorge Ttaica, consideró esta tarde que con la instrumentación de un bono de fin de año de 2 mil pesos de base se hace "innecesaria" la realización de un paro por parte del Sindicato de Bancarios, luego de la reunión de la Mesa por la Producción y el Trabajo.

Triaca evitó indicar si la base de un bono de 2 mil pesos también regirá para los trabajadores estatales y señaló que el Ministerio de Modernización "está haciendo las evaluciones" para establecer "en los próximos días" qué remuneración puede otorgar para fin de año.

"No queremos imponerle a ninunga jurisdicción estos condiciamientos", señaló Triaca durante una conferencia de prensa en Casa Rosada, tras lo cual resaltó que "en el caso del nacional el Ministerio de Modernización esta haciendo los estudios correspondientes" y lo decidirá "en los próximos días". 

Antes de la reunión, Macri pidió a la dirigencia sindical una actitud "prudente" e "inteligente", que permita resolver "obstáculos" y de esa forma "ir generando empleo" en el país, en tanto Triaca advirtió que "no se impondrá" un criterio a las provincias para el eventual pago de un bono a empleados públicos, mientras que en el caso de los privados sostuvo que se deberá ver "sector por sector".

El Presidente tenía previsto viajar a Neuquén, pero finalmente pospuso su visita y estará en la sede gubernamental, por lo que no se descarta que en algún tramo del cónclave pase a saludar a empresarios y gremialistas.

Por la CGT concurrieron Carlos Acuña, Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, en tanto los representantes del G-6 son Adrián Kaufmann Brea (Unión Industrial Argentina), Juan Chediak (Cámara Argentina de la Construcción), Daniel Llambías (ADEBA), Jorge Di Fiori (Cámara Argentina de Comercio), Claudio Cesario (ABA) y Luis Etchevehere (Sociedad Rural Argentina).

La posición de la CGT fue ratificada este martes por Acuña, quien reclamó "un piso de 2.000 pesos como referencia y que cada sindicato discuta con su sector", luego de que varios referentes sindicales, entre ellos el ex secretario general de la central obrera, Hugo Moyano, considerara "insuficiente" la oferta del Gobierno.

La semana pasasa, Triaca y Quintana informaron, tras una reunión con sindicalistas, que el Gobierno ofrecía una suma extraordinaria de fin de año de 1.000 pesos para los jubilados que perciban el haber mínimo (5.661 pesos) y un monto decreciente para aquellos que superen la mínima hasta alcanzar los 6.661 pesos.

En cuanto al impuesto a las Ganancias -cuyo proyecto para modificarlo a partir de 2017 aún no ingresó al Congreso- se volverá a exceptuar al medio aguinaldo de diciembre, aunque de manera parcial: no pagarán Ganancias hasta 15.000 pesos; los empleados con salarios brutos de 30.001 a 55.000 pesos pagarán el tributo a partir del excedente de los mencionados 15.000 pesos y quienes ganen más de 55.000 pesos por mes abonarán el gravamen sin ninguno de esos beneficios.

La oferta no sedujo a los gremialistas de la CGT, al punto que en la víspera de la reunión, Acuña había advertido que si las autoridades "gobiernan solo para los patrones, tendrán el conflicto en la puerta" y alertó que Macri se "comprometió a terminar con el impuesto al salario y a la pobreza cero" y ahí "está mintiendo".

Acuña aseguró que en "estos diez meses" de gestión el "Gobierno ha mostrado un perfil más bien patronal y esperemos que esta situación se pueda revertir".

Con mayor dureza se expresó Pablo Micheli, secretario general de la CTA Autónoma, que, al igual que la liderada por Hugo Yasky, no fue convocada por el Gobierno.

Micheli denunció un "pacto" entre el Gobierno y un sector de la CGT, y estimó que "a fines" de este mes junto a organizaciones sociales y sindicales se realizará un paro nacional con movilización a la Plaza de Mayo.

"En el rumbo de la economía la verdad que lo único que el Gobierno tiene que mostrar es que haya bajado un poco la inflación, pero no ha crecido el consumo, no se han parado los despidos. Ni hablar de la inseguridad y otros flagelos", destacó.

0 · Comentarios