Elisa Carrió volvió a la carga por el caso que investiga el posible lavado de dinero por Lázaro Báez y ahora pidió la declaración indagatoria de la jefa de los fiscales, Alejandra Gils Carbó, a quien acusa de "maniobras de encubrimiento agravado" a favor del empresario de Santa Cruz. 

La diputada de la Coalición Cívica y Cambiemos presentó un escrito ante el juez Marcelo Martínez de Giorgi donde aseguró, que durante el Gobierno de Cristina Kirchner, "la jefa de los fiscales utilizó los fiscales ad hoc por ella designados para garantizar la impunidad de Báez y sus verdaderos jefes, los funcionarios políticos más poderosos de ese entonces".

La legisladora apuntó contra la Procuración General y aseguró que sacó del requerimiento fiscal a Báez para desvincularlo de la causa iniciada por el reporte de operaciones sospechosas, remitido por la Unidad de Información Financiera (UIF).

"Resulta evidente que la Procuradora ha sido partícipe necesaria de maniobras de encubrimiento agravado respecto de al menos Lázaro Báez y de las más altas esferas del Poder Ejecutivo Nacional, a saber, la ex Presidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner", afirmó Carrió.

La legisladora también fue crítica con el fiscal Carlos Gonella, quien se desempeñó al frente de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), y Omar Orsi, quien actuó como fiscal a cargo del área de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo de ese organismo. Ambos están procesados por el delito de prevaricato debido a que en 2015 desistieron de imputar y aportar elementos de prueba reunidos en la Procelac contra Báez, cuando fue denunciado por lavado de dinero.

"Los hechos de estos días demuestran que a quien los funcionarios de la Procuración sacaron del requerimiento fiscal –Lázaro Báez– es hoy el principal investigado en la causa de la que lo quisieron librar", insistió Carrió en su presentación ante el juez Di Giorgi.

Comentarios
Comentarios