Una pareja fue detenida hoy en el partido bonaerense de Almirante Brown como imputados dentro de la causa por el paquete bomba que detonó en la empresa Indra en Puerto Madero, tres días antes de las PASO.

Fuentes judiciales informaron que el hombre detenido, identificado como Mariano Fresco, sería el presunto responsable de la explosión en la sede de la compañía. Fresco fue arrestado junto a su pareja, Verónica Altamiranio, durante un operativo en la localidad de Claypole, dispuesto por el juez federal Daniel Rafecas.

Los investigadores lograron dar con su domicilio mediante un intercambio de datos entre un teléfono celular con el cual habría llamado al motoquero que finalmente entregó el paquete bomba, y varios perfiles de la red social Facebook.

Se presume que el detenido fue quien solicitó por vía telefónica los servicios de una mensajería ubicada en Pueyrredon 1357 piso 1. Un empleado de la mensajería paso a buscar el paquete por la puerta de un hotel en Constitución. La investigación en manos del Juez Rafecas logró identificar al detenido como la persona que habría entregado el paquete para ser llevado a la empresa INDRA.

La detención se produjo a las 7:00 en una vivienda en el sur de la provincia de Buenos Aires a través de la intervención de la Policial Federal. También fue detenida su pareja.

La explosión ocurrió el 10 de agosto en las oficinas de Indra de Puerto Madero, encargada de contabilizar provisoriamente los votos en las PASO y en las elecciones de octubre.

El atentado causó dos heridos leves, una recepcionista de 25 años -que aún sigue recibiendo asistencia psicológica- y un cadete de 38. 

Las investigaciones determinaron que se trataba de una bomba casera rellena de pólvora negra. "El mecanismo contaba con una trampera para ratones (sistema de retardo) y una batería de 9 volts (sistema de iniciación). Todo ello dentro de una caja de madera con tapa de apertura tipo bisagra", informó la División Explosivos de Policía Federal.

El paquete bomba fue entregado por un motoquero en otra sede del ente, en Paran y Santa Fe. La persona que trasladó la encomienda fue identificada y terminó aportando un identikit del presunto autor material e intelectual del atentado.

Como previamente se habían comunicado por teléfono, los investigadores siguieron esa pista. En los últimos días, una serie de escuchas telefónicas, terminaron de aportar los últimos datos.

La explosión obligó a reforzar la seguridad en las elecciones del 13 de agosto pasado. La duda sigue pendiente.

Comentarios
Comentarios