El gobierno nacional giró a Diputados, tras ocho días de demora, el proyecto de ley que propone declarar la emergencia ocupacional y suspender los despidos por 180 días.

Por su parte, el Frente para la Victoria anunció que denunciará a la vicepresidente, Gabriela Michetti, por la demora en envíar el proyecto, una estrategia que el kichnerismo interpretó como una forma de ganar tiempo para negociar con Sergio Massa. 

Antes de que la ley antidespidos ingrese a Diputados, en comisiones comenzaron a debatir con expertos en empleo en la Argentina. El objetivo es avanzar en la discusión para que la próxima semana, la votación sea rápida. 

Los líderes sindicales de la CTA (Pablo Micheli), de la CGT Azopardo ( Hugo Moyano) y la CGT Alsina (Antonio Caló) anunciaron que no irán al Congreso, debido a que ya difundieron su opinión a favor del proyecto  y creen que volver a exponer ante el parlamento puede demorar la votación. 

 

Comentarios
Comentarios