Posar por primera vez para una sesión de fotos puede ser algo incómodo e incluso confuso. ¿Dónde pongo las manos? ¿Qué hago con los brazos? ¿A dónde miro? ¿Me veo bien en este ángulo? Estas son algunas de las preguntas más usuales. Por eso acá te damos una lista de tips básicos para que tengas en cuenta en tu próxima sesión y te sientas más segura. 

-Evitá las líneas rectas. Es el consejo más básico, pero esto no le resta importancia. Intenta tener siempre un hombro más bajo que el otro, o inclinar la cadera hacia un lado. Esto hará que te veas más relajada


- El cuerpo siempre debe estar en tensión. Lo ideal es encontrar el equilibrio, para no verse demasiado rígida, pero tampoco lánguida. Algo de tensión en todo el cuerpo ayuda a tonificar los músculos y verte más estilizada. Pararte en puntas de pie si no tenés tacos hará que tus piernas se vean más largas y torneadas por la tensión que se genera. 

 


- Separá los brazos del cuerpo, y evita dejarlos caídos a los lados. Lo ideal es alejarlos del torso, para que este pueda apreciarse mejor. 


- Mantené la cabeza en alto. Bajar los hombros y levantar el mentón, aunque sea un poco, hace que tu cuello se vea más largo, y comunica cierta seguridad y elegancia. Por el contrario, levantar los hombros y bajar el mentón acortará tu figura y te hará ver insegura. Bajar la cabeza a veces puede parecer buena idea para intensificar la mirada, pero corrés el riesgo de que el cuello se convierta en papada, y probablemente no quieras eso.

 
- Practicá tus expresiones, es importante que logres comunicar con la mirada. Evitá quedarte mirando a la nada con la cara en blanco. Una pose excelente puede verse opacada por una expresión aburrida, una mirada perdida. 

 


- Doblá una rodilla hacia adentro. Esto hace que tu cadera se vea más delgada, y crea un espacio entre tus muslos. ¡Pero cuidado! Buscá una pose donde puedas hacerlo y que se vea natural, nada forzado. 


- Analizá cuáles son tus defectos y que ángulos te favorecen más, una vez que los tengas en claro no dudes en usarlos. Por ejemplo, si sentís que necesitás que tu cintura se vea más chica, podés pararte de perfil y rotar solo el torso hacia la cámara. Esto hará que tus hombros y busto se vean más grandes y se vuelvan el foco de atención, mientras que tu cintura y cadera quedaran más pequeñas. 


- Si estás muy tensa, podes pedir que pongan música que te guste de fondo. Esto te va a ayudar a relajarte y soltarte un poco más. 


- Por último, lo más importante: Innova. Puede que después de algunas sesiones sientas que ya tenés algunas poses que funcionan, pero no te quedes solo con eso. Podés jugar a imitar a tu modelo favorita, mezclar cosas y así crear tu propio estilo. Divertite, hay muchas modelos y la competencia es constante. La mejor forma de resaltar es ser única, tener un carácter marcado, un estilo que haga que te reconozcan y te busquen por eso. Ir siempre a lo seguro puede funcionarte un tiempo, pero no te va a dejar llegar más lejos. No tengas miedo, soltate, y seguí probando.

Comentarios
Comentarios