Un hombre de 37 años de edad, quien pasaba por una clara crisis emocional y psicológica, ya que su pareja había cortado la relación entre ambos, tomó una macabra decisión. Planeo la muerte de ambos.

El hecho ocurrió en Francia, allí el acusado ató a su ex pareja en las vías del tren de la localidad de Beauvilliers para que sea atropellada y luego, él también saltó para que ambos pierdan la vida. 

Cabe destacar que ambos tenían en común 4 hijos.

El acusado decidió que iba a matar a su mujer y suicidarse el mismo día que ella cumplía 34 años. La víctima identificada como Émilie Hallouin fue atada a las vías del tren con una cinta aislante de polietileno.

El hombre, Guillaume Grémy de 37 años, esperó que el tren se aproximara a alta velocidad y saltó a las vías para que ambos sean atropellados.

Efectivos declararon que el hecho fue "acto de un hombre que había estado sufriendo una grave y larga depresión. La pareja estaba separada hace tres años y el hombre estaba desesperado por volver con su mujer, quien no quería".

Encontraron los restos de los cadáveres triturados. El tren pudo detenerse 3 kilómetros después del impacto por la gran velocidad en la que circulaba. El hallazgo del coche con el que llegaron al lugar sirvió para esclarecer el suceso y identificar a las víctimas.

Comentarios
Comentarios