El Estado Islámico busca mantener su último gran territorio en Siria, ubicado en la provincia de Al Raqqa, para eso ofreció a sus combatientes la suma de 20 dinares, unos 4000 doláres, por cada soldado estadounidense que maten. 

El anuncio se debe a que recientemente perdieron el control estratégico de la ciudad de Al Karama, además Estados Unidos confirmó que enviará 400 soldados más que se suman a los 500 que ya operan en Siria. 

También agregaron que la recompensa se extiende a otros soldados extranjeros como los de la Fuerza Siria Democrática (FSD) encabezada por kurdos sirios, que cuenta con el apoyo de Estados Unidos y pelea en el norte de Siria.

 

Comentarios
Comentarios