Luiz Inácio Lula da Silva, el ex presidente brasileño, señaló este sábado que Michel Temer debe dejar su cargo “ya”, pero consideró que su sustituto no debe elegirse mediante una elección indirecta del Congreso -como está previsto en la Constitución en caso de renuncia o destitución- sino por elecciones generales.


“Queremos que Temer salga ya, pero no queremos que un presidente sea electo indirectamente”, dijo el líder del PT en San Bernardo do Campo, en el estado de San Pablo.

 

 

¡Lo que queremos es una elección directa!”, proclamó Lula que, según todas las encuestas, era el favorito hace unas semanas para ganar los comicios presidenciales previstos para octubre de 2018, pese a estar acechado por varias investigaciones por corrupción.


El de hoy fue el primer pronunciamiento del ex presidente desde la grave crisis política desatada en Brasil a raíz de la difusión de una conversación comprometedora de Temer con un poderoso empresario, que lo grabó secretamente y entregó el audio a la justicia como parte de una declaración premiada.


Lula dijo que "el golpe" que acabó en 2016 con el mandato de su sucesora Dilma Rousseff, destituida por manipular las cuentas públicas, demostró haber sido "una mentira" y llevó al país a la crisis actual.

 

Lula Da Silva y Dilma Rousseff


Después de invitar a los suyos a marchar masivamente el domingo en la Avenida Paulista para pedir elecciones directas, Lula dejó entrever por primera vez que quizás no pueda presentarse a la elección porque su candidatura "va a depender de muchas cosas".


El ex sindicalista, de 71 años, dijo que lo hará solo si la "justicia" y la "salud" se lo permiten.
La Constitución brasileña establece que, en caso de vacío en la Presidencia durante la segunda mitad de un mandato, el Congreso debe elegir un nombre para completarlo. Las elecciones directas sólo podrían celebrarse en caso de que se hiciera una enmienda constitucional.

Comentarios
Comentarios