Luego de haber superado un inconveniente en su salud, que obligo al levantamiento prematuro de Salsa Criolla 30 años, volvió el pasado 8 de enero, esta gran creación de Enrique Pinti al escenario del teatro Liceo

.pintinota6.jpg

Salsa Criolla que fue escrita y dirigida por Enrique Pinti, se estrenó en plena recuperación democrática allá por 1985. Permaneció más de 10 años en cartel y fue vista por 2.000.000 de personas en 3000 funciones. Todo un record en nuestro teatro nacional.

A pesar de que muchas cosas han ocurrido y cambiado en nuestro país desde entonces, algo se ha mantenido inalterable: El humor, la inteligencia, la verborragia y el histrionismo de Pinti y la respuesta que provoca en el público que ríe y aplaude con gran entusiasmo en las diferentes escenas de la obra.pintinota2.jpg

Si el espectáculo solo nos ofreciera esto, ya estaría de por sí cumplido su objetivo: divertirnos y hacernos pasar un excelente momento.

Sin embargo Pinti, con toda lucidez y claridad, pretende y logra además hacernos reflexionar, motivando a nuestra memoria a recordar cosas que tal vez haya olvidado.pintinota3.jpg

Él entonces, se transforma en un verdadero interlocutor de nuestra historia, pero también de nuestras conductas por acción y por omisión. No deja de lado nuestros desprecios y simpatías, nuestros olvidos y no olvidos, nuestras inconsecuencias e incoherencias y nuestras contradicciones.pintinota7.jpg

Tampoco hace a un lado nuestras permanentes peleas a largo de nuestra historia y bajo diferentes formas. Con sus enteros 76 años, lo dice varias veces durante la obra, lo vemos actuar, bailar, cambiarse el vestuario tantas veces como la obra lo requiera, dando ejemplo de que el escenario genera entusiasmo vital, contagiándonos en cada cuadro, ese empedernido sentido de que, a la vida hay que hacerle frente todos los días y no bajar los brazos nunca.

Entre el monologo de inicio y el del final veremos gran parte de nuestra joven historia a través de diferentes y coloridos cuadros musicales en donde se lucen junto a Pinti, Martín Salazar y Martín Sipicki en la composición de diferentes personajes.pintinota4.jpg

Cada uno de los musicales son efectivamente interpretados por el ensamble, dando lugar al cambio de época. En el diseño de vestuario se destaca la creatividad y el talento de Renata Schussheim. El concepto escenográfico de Oria Puppo está perfectamente acoplado a lo que la obra requiere y aporta para que el espectáculo sea claramente evocativo de las épocas y sin perder intensidad ni ritmo.

Pinti es ejemplo de lucha, de talento, de creación, de humor, de inteligencia y de MEMORIA, algo que a nosotros como sociedad, muchas veces parece faltarnos.pintinota5.jpg

El monologo final es una clara referencia a ello y a nuestra mentada "grieta" como fenómeno de nuestro tiempo, haciéndonos ver que en realidad estas veredas enfrentadas, han teñido nuestra historia a lo largo de los años, por lo que no es una novedad de este milenio y aprovecha para hacer una cerrada defensa de los artistas a los que se los aparta, censura y condena por su ideas políticas, recodándonos también que no pertenece sólo a nuestro país ni a este tiempo está condenable conducta.

Por eso finaliza con el homenaje a los artistas. Ellos, son los que nos ayudan a mantener vivo el espíritu aventurero, la memoria, la renovación, la crítica, la interrelación cultural y el cambio, porque sin cambio no hay crecimiento y porque a pesar de todo y de todos siempre quedan los artistas como muy bien lo ha escrito Enrique Pinti:

Pasan los años,
pasan los gobiernos,
los radicales y los peronistas,
pasan veranos,
pasan inviernos,
quedan los artistas.

Pasan las crisis y pasan las guerras,
pasa la prensa sensacionalista,
las prohibiciones,
las listas negras,
quedan los artistas.

Pasa la belleza y la juventud
los optimistas y los pesimistas,
pasan las pestes,
pasa la salud,
quedan los artistas.

Pasan los mecenas,
pasan los censores,
pasan hipócritas y moralistas,
tiempos peores y tiempos mejores,
quedan los artistas.

Si no fuera por Homero y por ese Partenón,
quién sabría algo de Grecia y su civilización.
Roma sigue siendo Roma aunque la quemó Nerón,
no habrá censura que pueda contra el Decamerón.
Hitler ocupó París y mucha gente temblaba
pero no pudo lograr que la Gioconda llorara.
La fuente de Lola Mora sigue tan desfachatada
y ni Franco consiguió que La Maja se tapara.

Por eso no le temo a las pasiones
ni a la vejez ni a los psicoanalistas
ni a los fracasos ni a las frustraciones
porque soy artista.

De veras que no sé si bueno o malo
ni más ni mucho menos que humorista
que ha recibido elogios y algún palo
como todo artista.

Y ustedes al venir me dan más fuerza
no habrá fantasma que se nos resista
ni crisis que nuestra senda tuerza
mientras ustedes cuiden a sus artistas.

Ficha artística y técnica

Autoría:
Enrique Pinti
Protagonista:
Enrique Pinti
Actúan:
Martín Salazar, Martin Sipicki
Bailarines:
Micaela Barberclas, Ariel Juin, Pablo Juin, Julia Montillengo, Mara Moyano, Ignacio Perez Cortez, Esteban Segovia,Silvina Tordente
Vestuario:
Renata Schusseheim, Susana Signorini
Iluminación:
Sandro Pujia
Diseño de escenografía:
Oria Puppo
Música original:
Gregorio Vatenberg
Sonido:
Gastón Briskye
Coreografía:
Elizabeth de Chapeaurouge
Dirección de coros:
Ana Carfi
Dirección:
Enrique Pinti

TEATRO LICEO
Rivadavia 1499 
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 4381-5745

Web: http://www.multiteatro.com.ar/teatros/3-liceo.aspx

Entradas desde: $ 200,00 - Viernes - 20:30 hs - Hasta el 22/01/2016
Entradas desde: $ 200,00 - Sábado - 20:00 hs y 22:30 hs - Hasta el 23/01/2016
Entradas desde: $ 200,00 - Domingo - 20:00 hs - Hasta el 24/01/2016
Entradas desde: $ 200,00 - Miércoles - 20:30 hs - Hasta el 20/01/2016
Entradas desde: $ 200,00 - Jueves - 20:30 hs - Hasta el 21/01/2016

 

Comentarios
Comentarios