Los policías baleados por los tres prófugos del penal de General Alvear volvieron a ser operados en las últimas horas en una clínica porteña. El oficial Fernando Pengsawath requirió "nueva intervención abdominal para limpieza de la herida" y permanece "con pronóstico reservado", de acuerdo al parte médico difundido por el Centro Médico Integral Fitz Roy. 

Los médicos indicaron que "el paciente de 23 años presenta una herida de arma de fuego en abdomen, que le provocó múltiples lesiones en vísceras huecas y sólidas". Por otra parte, la agente Angelina Lucrecia Yudati, de 33 años, "requirió una cirugía de revascularización del miembro inferior izquierdo". La paciente está clínicamente estable y desde el centro médico explicaron que "requiere de anticuagulación con heparina y antiagregación con aspirina para continuar la perfusión del pie izquierdo".

Los policías Pengsawath y Yudati fueron heridos a balazos el pasado 31 de diciembre cuando se hallaba realizando un control de tránsito en una ruta de la localidad bonaerense de Ranchos. Según confirmó el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, los autores de los disparos fueron los hermanos Christian y Martín Lanatta y Víctor Schilacci, quienes cuatro días antes habían escapado del penal de General Alvear donde se hallaban cumpliendo la condena a prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez.

El caso por el ataque a los agentes de policía está siendo investigado por el titular de la fiscalía descentralizada de Brandsen, Mariano Sibuet.

 

Comentarios
Comentarios