En Japón, un tren bala se convertirá en un museo rodante de arte contemporáneo al albergar en su interior esculturas, pinturas, proyecciones de vídeo y fotografías que podrán disfrutar los pasajeros durante su viaje.

El cineasta y fotógrafo nipón, Mika Ninagawa, fue el encargado de diseñar el exterior del tren, que hará un trayecto de unos 50 minutos entre las estaciones de Niigata y Echigo-Yuzawa.

Según informó la cadena pública japonesa NHK, el ferrocarril, operado por la compañía East Japan Railway, constará de seis vagones y operará principalmente los fines de semana, unos 120 días al año. Los vagones albergarán obras de ocho artistas, cuya identidad aún no fue desvelada, y el servicio de cafetería a bordo ofrecerá productos típicos de la prefectura japonesa de Niigata.

Shinkansen.jpg

La compañía ferroviaria opera otros trenes bala que ofrecen servicios más allá del transporte, como es el caso del "tren-resort", que da la posibilidad de darse un baño de pies o de relajarse sobre un tatami mientras se viaja. Este tren funciona desde 2014 entre las estaciones de Fukushima y Shinjo en la región de Yamagata.

En 2017 está previsto que comience a circular un nuevo tren de lujo con una veintena de suites y restaurante y con pasajes por 5.099 dólares  y que hará un recorrido por varias prefecturas del norte de Japón. 

 

Comentarios
Comentarios