El partido que el Barcelona jugó por Copa del Rey ante el Espanyol -terminó con victoria 4 a 1 para los culé-, fue muy caliente en todo su desarrollo y hasta el propio Lionel Messi tuvo que enojarse varias veces. 

El equipo rival propuso un juego brusco y buscó pelea todo el tiempo, a tal punto de agredir sin pelota a los jugadores del Barcelona. Y fue Pau López, arquero de Espanyol, quien le propinó un tremendo pisotón a la Pulga, cuando no estaba la pelota en juego. 

Comentarios
Comentarios