El Ministerio de Seguridad bonaerense echó a los integrantes de la cúpula de la Delegación Departamental de Investigaciones de Quilmes, debido a su rol polémico en la búsqueda de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez, Víctor Schillaci y los hermanos Martín y Cristian Lanatta.

Fuentes de la investigación confirmaron a Infobae que el ministro Cristian Ritondo puso en funciones a Daniel Cantarini, que viene de la DDI de La Plata, luego de comprobarse fallas en los operativos de rastrillaje de los evadidos y posibles comunicaciones de uniformados de esa Departamental con gente cercana a los delincuentes prófugos.

Ayer, el propio minstro bonaerense había hablado del "submundo de Quilmes", donde se moverían los condenados por el triple crimen de la efedrina con cierto conocimiento del terreno y también de la policía. De hecho, ese municipio y Florencio Varela son dos de los lugares donde los Lanatta y Schillaci iniciaron su largo historial delictivo, que terminó con los asesinatos de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina.

Las fuentes indicaron que en varias oportunidades, desde que se inició hace una semana todo este caso, tuvieron sospechas los investigadores de que los condenados podrían estar recibiendo ayuda e incluso información clave de los operativos de búsqueda. "Por momentos hicieron todo mal", reconocieron los portavoces.

En Quilmes, municipio del que fue intendente el ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández -quien fue señalado por Martín Lanatta como autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez- varios testigos dijeron haber visto a los fugados. Hasta un changarín dijo ante las cámaras de TV que uno compró mercadería en una verdulería.

Comentarios
Comentarios