Cristian Uscamayta, hermano de la joven Jésica, ahogada durante una fiesta clandestina en una casaquinta en la localidad de Melchor Romero, pidió hoy que quienes hayan asistido a esa fiesta, el 1 de enero último, se presenten a la justicia a aportar datos.

"Quiero que aquellos que vieron algo; lo digan, se han dicho muchas cosas de mi hermana, que sufría epilepsia, que era fiestera, pero nada que ver, era una chica normal, que salia a bailar como cualquiera", expresó el joven en declaraciones a Radio Provincia de Buenos Aires.
Uscamayta recordó a su hermana como "una militante social de toda la vida, desde los 17 años militando en el centro de estudiantes de su colegio y después en la facultad. Era una mina muy militante, con mucha conciencia social y que peleó mucho por los derechos de las mujeres y de los pueblos originarios. Perdimos un cuadro político impresionante".

La joven murió ahogada el 1 de enero último, en la pileta de una casaquinta situada en 520 entre 159 y 160, en la localidad de Melchor Romero, partido de La Plata, durante una fiesta que según la comuna local "no había sido autorizada" para su realización pero que los organizadores "desoyeron en dos oportunidades " las advertencias.

La fiesta se organizó y difundió a través de las redes sociales, donde se la promocionaba bajo el lema "La Frontera. El límite lo ponés vos".

La convocatoria ofrecía "Trasnoche + After. Pileta. Show de luces. Estacionamiento privado. Tres barras. Banda en vivo. Presencias, Regalos".

La Subsecretaría de Control Urbano aseguró que envió al propietario del lugar, identificado como Carlos Bellone, el 30 y 31 de diciembre pasado, dos notificaciones advirtiéndole que no debía realizar ese evento pero las mismas fueron desoídas.

Los inspectores constataron que el evento se realizaba igual y a las 4.12 se labró el acta de contravención 57.734, en donde se dejó constancia de que se clausuraba la fiesta por no contar con la habilitación municipal correspondiente.

La subsecretaría explicó que a las 6.25 los inspectores regresaron a la casaquinta y comprobaron que el evento continuaba a pesar de las actas de comprobación y de contravención emitidas con anterioridad.

 

Comentarios
Comentarios