El presidente Mauricio Macri afirmó que en su primer mes de gobierno se encontró con "un enorme vaciamiento del Estado" y vinculó los despidos de empleados públicos a que este sector estaba "puesto al servicio de la militancia política" kirchnerista.

Sin embargo, Macri aseguró que el Gobierno va a "cuidar el empleo", por lo que consideró que el país no va a "tener ninguna crisis social".

El jefe de Estado también acusó al anterior gobierno de haber "hecho todo lo contrario de lo que predicó" en el manejo del Estado y contrapuso que el macrismo va a "construir" un Estado que respete "la carrera pública" de sus empleados.

Tras los masivos despidos en el sector público, el Presidente sostuvo que al asumir se encontraron "un Estado puesto al servicio de la militancia política", y aseguró que buscarán "construir un Estado como el de la ciudad de Buenos Aires, apostando a la carrera pública".

"Cada argentino que encontramos escondido o que no viene (a trabajar) y cobra un salario, tiene que entender que va a tener un lugar, que lo necesitamos, y que no tiene que depender de devolver un sobre capaz con la mitad de su salario", enfatizó.

En conferencia de prensa en la Casa de Gobierno, el mandatario aseveró que "el Estado tiene que estar al servicio de todos, porque no es del partido político que ganó la elección" y reveló que desde el Gobierno han "visto a lo largo de estos treinta días es un enorme vaciamiento del Estado".

"Hay un Estado que no tiene procedimiento administrativos claros. Yo vengo de un gobierno de la ciudad de Buenos Aires que tenía expediente electrónico, acá no encontramos los expedientes, que están en papel", cuestionó.

Macri pregonó por "un Estado presente, inteligente, cerca del vecino, que se base en la carrera pública, donde cada empleado entra por concurso, tiene capacidad, se sigue formando, se sigue mejorando para poder brindarle mejor respuesta a la ciudadanía".
En este sentido, dijo que "no" quiere "que haya más argentinos que le dibujen un recibo salarial por un trabajo que no hace" y remarcó que "este país puede darle oportunidades de trabajo a todos para que puedan crecer".

"Nos hemos encontrado un Estado puesto al servicio de la militancia política, eso no es un Estado", reprochó el Presidente, quien comentó que su sueño "es que no solo tengamos una Argentina con pobreza cero, es que cada uno encuentre la manera y el lugar donde ser feliz, y para eso es tan importante la tarea que hace".

Consultado sobre la posibilidad de que esta ola de despidos desemboque en un estallido social, Macri descartó esta posibilidad y enfatizó que el compromiso del Gobierno "es cuidar el empleo argentino" y "salir al mundo".

"Va a venir a la Argentina un proceso de inversión muy importante. Estoy yendo a (el foro económico de) Davos la semana que viene. Tenemos una agenda llena de pedidos de reuniones, no nos dan las horas para atender a todos aquellos que están interesando en el futuro de la Argentina, en invertir en nuestro país", sentenció

Comentarios
Comentarios