En su primer viaje intercontinental como Presidente de la Nación, Mauricio Macri se diferenciará de Cristina Fernández de Kirchner y viajará en un avión de línea al Foro Económico de Davos, en Suiza. 

Según confirma Clarín, al no haber vuelos directos desde Buenos Aires, el Presidente tendrá que combinar y hacer escala en uno o más aeropuertos. 

El viaje no sería en turista ni en primera clase. "Business sería lo ideal", dijeron cerca del despacho presidencial.

La idea original era que los ministros Marcos Peña, Susana Malcorra y Alfonso Prat-Gay viajasen antes, también en avión de línea, y que Macri sólo estuviera en Davos el día 21, pero ante diferentes situaciones y para maximizar la posibilidad de contactos, el Presidente anticiparía su llegada un día. 

A la pequeña comitiva se sumarían el vocero Iván Pavlosky, el secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo, Sergio Massa como representante de la oposición, y pocos más.

Según afirma Clarín, el Presidente decidió pasar a retiro el Tango 01, un Boeing 757/200 con 24 años de antigüedad que viene arrastrando diversos problemas operativos, tiene poca autonomía de vuelo y altos costos en combustible. La intención es venderlo. Pero en la Casa Rosada saben que no será fácil encontrarle un comprador.

Comentarios
Comentarios