El Presidente Mauricio Macri marcó su postura respecto al reclamo por la soberanía de las Islas Malvinas antes de emprender su viaje a Davos y de la reunión que mantendrá con David Camerón.

"Vamos a seguir con el reclamo de soberanía pero voy a intentar empezar una nueva relación. Quiero sentarme, hablar del tema y mientras tanto ver de qué manera podemos cooperar", aseguró el primer mandatario.

En una entrevista que brindó a medios extranjeros y que fue publicada hoy por The Guardian, Le Monde, El País y La Stampa, Macri realizó un repaso de los principales temas del primer mes de su gestión.

También se refirió a la detención de la dirigente social Milagro Sala al sostener que "hubo jueces independientes de Jujuy que no me consultaron ni a mí ni al gobernador (Gerardo Morales) por las causas pendientes de esta dirigente" y resaltó que "tiene varias causas en las que viola la ley".

"A mí me parece bien que los jueces se animen a defender el valor de la ley. Si ellos creen que se viola la ley no tiene que haber favoritismos por más poderosos que sean los que juzgan, como el caso de Milagro Sala que parecía que alguien con tanto poder nadie se iba a animar", explicó Macri.

En otra de las respuestas, el Presidente hizo referencia a los despidos que se han registrado en distintos organismos de gobierno y puntualizó: "La administración anterior usó al Estado para contratar a sus partidarios en vez de a la gente que fuera capaz de trabajar. Estamos avanzando hacia un Estado para gente que pueda resolver los problemas de la gente".

En referencia al fiscal Alberto Nisman y la desclasificación de los archivos de información secretos del Estado para que se avance sobre el esclarecimiento de su muerte ocurrida el 18 de enero del año pasado, Macri destacó que "hicimos todos estos cambios esperando un resultado diferente" y añadió: "Si había alguna interferencia política, ahora ya no la hay. Queremos que se resuelva".

Consultado por la implementación de distintos decretos de necesidad y urgencia (DNU) en su primer mes de gestión y respondió: "Estoy usando una herramienta constitucional. No estoy inventando nada. No puede ser autoritario si es constitucional. Estoy empezando, han habido unos pocos decretos. Vuelvan cuando haya usado más de cien".

El presidente manifestó su deseo de que el país sea "predecible y confiable" y que "tenemos que mostrarle a nuestros inversores que sus derechos van a ser respetados, así como también exigirles que obedezcan las leyes argentinas".

Macri viajaba esta tarde hacia Suiza con una agenda extensa de reuniones, ya que tenía previsto reunirse durante los próximos dos días con varios Jefes de Estado, gerentes de empresas multinacionales e influyentes banquerosEl jueves tendrá el encuentro con el primer ministro británico, David Cameron.

Al respecto de los países latinoamericanos, aseguró que está "concentrado en darle a los argentinos mejores oportunidades" y que "si lo que estamos haciendo ayuda a la región, bienvenido sea".

"No quiero meterme en lo que está pasando en otros países", sostuvo Macri, pero aclaró: "La única situación sobre la que no puedo estar a favor es la falta de respeto a los derechos humanos en Venezuela".

 

Comentarios
Comentarios