Los hermanos Martín y Christian Lanatta pidieron reencontrarse en el penal de Ezeiza, aunque el juez federal Sergio Torres mantiene la orden de que tanto ellos como Víctor Schillaci permanezcan en celdas individuales y aislados de otros detenidos por narcotráfico.

Tras ser recapturados, los hermanos Lanatta elevaron el planteo ante el Servicio Penitenciario Federal, dado que Martín se encuentra alojado en el módulo 3 y Christian en el 4, en celdas especiales individuales, en tanto que Schillaci está detenido en el denominado sector de ingreso al penal.

Según indicaron a NA fuentes de la investigación, cada pabellón está separado aproximadamente por unos 100 metros, por lo que los reclusos no pueden mantener ningún contacto entre sí, al tiempo que permanecen monitoreados las 24 horas.

El planteo de los hermanos Lanatta no obtuvo respuesta del Servicio Penitenciario por el momento: los tres delincuentes recapturados se encuentran aislados para que impedir además que puedan tener contacto con Mario Segovia -más conocido como el "rey de la efedrina"- así como del ucraniano Yury Kepich, informaron fuentes judiciales a NA.

Segovia está condenado por el tráfico de efedrina en tanto que Kepich cuenta con una condena por un homicidio y está siendo investigado por Torres como parte de una organización que traficaba cocaína hacia Europa.

Incluso, las fuentes judiciales consultadas aseguran que Kepich organizaba años atrás comidas en el penal para otros detenidos investigados por presuntos vínculos con el narcotráfico.

 

Comentarios
Comentarios