En una negociación que llega incluso hasta el papa Francisco –cuyo consenso es fundamental–, las autoridades religiosas buscan poner fin a la disputa y lograr unificar una fecha global de Pascuas, la cual provoca desacuerdos desde hace unos 1.600 años.

Se buscará implementar dentro de los próximos cinco o diez años. De concretarse, el movimiento tendría probablemente efectos en los calendarios escolares y en otras industrias estacionalmente-dependientes, según consignó el diario británico The Independent.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, explicó que consultará con el Sumo Pontífice argentino, con el papa copto Teodoro II y con el patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, para negociar.

Las reglas para determinar la fecha de Pascua se encuentra en el concilio de Nicea del año en el 325, convocado por el emperador romano Constantino. Allí se estableció que se debería conmemorar entre el 22 de marzo y el 25 de abril en aquellos lugares donde se utiliza el calendario gregoriano.

Jorge Bergoglio ya ha discutido sobre el posible cambio de la fecha de Pascuas: "Tenemos que llegar a un acuerdo"

 

Comentarios
Comentarios