El presidente de Bolivia, Evo Morales, celebró los 10 años de su gobierno con un ritual en el templo aimara de Tiahuanacu al amanecer de este jueves y una ofrenda a la Pachamama, la madre tierra, donde afirmó que "los movimientos sociales garantizan estabilidad politica", en una conmemoración que mañana continuará con el informe anual a la Asamblea Legislativa Plurinacional y luego encabezará un acto y desfile popular. La jornada festiva finalizará con una velada artística en un coliseo deportivo en El Alto, vecina a la ciudad de La Paz.

"Muchas gracias al pueblo boliviano por su acompañamiento, muchas gracias a nuestros dirigentes sindicales, comunales y sociales de toda Bolivia. Con el pueblo organizado, con el pueblo unido, todo es posible para nuestra querida Bolivia", dijo el mandatario, acompañado por su vice, Alvaro García Linera, sus ministros y los amautas (sacerdotes aimaras) en Tiahuanaco, a unos 80 kilómetros al oeste de La Paz.

El grupo de amautas acompañó a los mandatarios en el encendido de una 'mesa' (ofrenda) a los dioses de la cultura tiahuanacota, que precedió a la civilización inca que dominó en los andes sudamericanos hasta la llegada española en 1492 en el nuevo continente. "¿No sé cómo han pasado 10 años? Diez años de cambiosLos movimientos sociales garantizan estabilidad política y esto permitió que haya prosperidad económica para Bolivia", afirmó Morales en la ceremonia, sorprendido por el tiempo transcurrido desde que llegó por primera vez al gobierno el 22 de enero de 2006. Agregó que "esperamos con esta ceremonia, con esta energía que nos da nuestro sol, continuar trabajando por nuestra querida Bolivia".

Centenares de dirigentes y simpatizantes esperaron las primeras luces del día para escuchar al mandatario, a quien también acompañaron su gabinete en pleno, los presidentes del Senado y el Congreso, las máximas autoridades militares y policiales y dirigentes sindicales, indígenas y de movimientos sociales.

Desde su llegada a la Presidencia, Morales un dirigente aimara y campesino cocalero, el gobernante más longevo de la historia de Bolivia, ha realizado anualmente esta ceremonia en el templo indígena más antiguo del continente, antes de rendir cuentas ante el Parlamento y luego al pueblo en general.

En opinión del presidente, "los movimientos sociales garantizan la estabilidad política", y esa estabilidad política "permitió que haya prosperidad económica para Bolivia", apuntó.

Bolivia incrementó su Producto Interno Bruto (PIB) en un promedio del 5,1 por ciento entre los años 2006 y 2014, una de las tasas más altas de la región.

La ceremonia se inició con unas palabras en lengua aimara pronunciadas por un amauta que "bendijo" los 10 años de gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS), y a continuación Morales depositó hojas de coca sobre una madera y chicha para alimentar el fuego.

Los varios centenares de personas que presenciaron el ritual recibieron la fuerza del "Tata Inti", los primeros rayos del sol, con las manos abiertas y alzadas hacia el amanecer.

"¡Jallalla (¡viva! el)presidente Evo! ¡Jallalla Bolivia! ¡Jallalla proceso de cambio!", se oyó varias veces a través de los megáfonos del acto.

 

Comentarios
Comentarios