Olaf, un adorable cachorro boxer de pelo blanco y una oreja marrón, está absolutamente intrigado con los ruidos que su dueño hace salir de un teléfono móvil. Mira atentamente a la pantalla y gira la cabeza de lado a lado con confusión.

Se acerca un poco más, sus ojos están entrecerrados como si estuviese absolutamente concentrado. Pareciera que va a descubrir el misterio tras ese aparato de otro planeta. Sin embargo la tecnología lo supera, y muy frustrado, termina por darle un divertido golpe.

El genial video ha sido visto más de 15 millones de veces desde su publicación hace 2 semanas, e incluso, se mostró en un matinal de la CTV de Canadá durante los primeros días de enero.

Comentarios
Comentarios