El secretario de Finanzas, Luis Caputo, mantendrá el próximo miércoles en Nueva York la primera reunión formal con el mediador designado por el juez Thomas Griesa, Daniel Pollack, y los principales holdouts, con lo que darán comienzo las negociaciones con los tenedores de bonos no reestructurados que litigan contra el país en los tribunales estadounidenses.

Caputo partirá el martes por la noche con destino a Estados Unidos, para asistir a la reunión que tendrá lugar al día siguiente en las oficinas que el "Special Master" posee en el rascacielo ubicado en el 245 de Park Ave, en la zona de la "Gran Manzana".

El encuentro será el primero que el funcionario argentino mantendrá con los representantes de los fondos buitre que demandaron al país, entre los que se encuentran NML y Aurelius.

Con Pollack, éste será la tercer reunión con Caputo desde que asumió la Secretaría de Finanzas.

Antes de que finalizara el año, el 21 de diciembre, Caputo llevó adelante un intercambio “constructivo” de una hora de duración con el “special master”, junto a quien acordó “comenzar negociaciones sustantivas” con los holdouts, según informó entonces el mediador designado por el juez Griesa.

El primer encuentro, concretado durante la segunda semana de diciembre a pedido de Caputo, había sido “de naturaleza introductoria”, con el objetivo además de transmitir la “intención de la nueva administración” en Argentina de iniciar las negociaciones “rápidamente”, detalló tras la reunión un comunicado de la oficina de Pollack.

El diálogo con el mediador, permanecía paralizado desde julio de 2014 cuando el entonces ministro de Economía, Axel Kicillof, criticó el desempeño de Pollack al considerarlo imparcial, tras que éste emitiera un comunicado de prensa en el que posicionó a la Argentina en situación de “default” luego de que el país no pudiera cancelar deuda con los bonistas reestructurados por una orden de Griesa que bloqueó la transferencia de los fondos.

Así, el próximo miércoles la oficina de Pollack será nuevamente el escenario donde tendrán lugar las negociaciones con los tenedores de bonos que compraron títulos en default y luego demandaron al país en los tribunales estadounidenses, por una suma que actualmente asciende a los 10 mil millones de dólares.

 

Comentarios
Comentarios