El Gobierno porteño evalúa rescindir la concesión del Zoológico porteño para convertirlo en un parque público y cultural menor exposición de animales.

El director Gabriel Aguado reconoció el deterioro del predio y apuntó a la “falta de inversión” y que la administración porteña apunta a “transformarlo de acuerdo a las concepciones actuales”.

"Es un zoológico victoriano, hay que transformarlo. Las características con las que fue hecho hace 120 años atrás no se corresponden con las concepciones actuales, hay que cambiar los recintos de los animales y mejorar notablemente el bienester animal”, explicó Aguado en declaraciones a Radio 10.

Sin mantenimiento y cuidados a los animales, el gobierno porteño peinsa en no renovar a la concesionaria Zoológico de Buenos Aires SA, que tiene contrato hasta fines del año que viene. Las autoridades municipales afirmaron que el Ministerio de Modernización definirá en breve un plan de acción para el predio de 18 hectáreas en Palermo, pero advirtieron que no lo cerrarán.

A esta situación se suma la presión de las organizaciones proteccionistas tras la muerte de varios de los animales y la baja en el público que concurre habitualmente. El año pasado el Zoo recibió 800.000 visitantes de los cuales sólo pagó la mitad, cuando en años anteriores llegó a tener 3.000.000 anuales.

 

 

Comentarios
Comentarios