La falta de la sanción a la Ley de Presupuesto provincial por la negativa a tratarlo planteada por el Frente para la Victoria y la fuga del penal de General Alvear de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez fueron los dos hechos con más repercusión pública en los primeros 30 días de María Eugenia Vidal al frente del gobierno de la provincia de Buenos Aires.

Vidal asumió el 10 de diciembre la gobernación bonaerense tras triunfar en las elecciones generales del 25 de octubre, lo que la convirtió en la primera mujer en alcanzar el sillón de Dardo Rocha, y quebrando además 28 años de hegemonía continuada del justicialismo en el mayor distrito de la Argentina.

Tras designar a los ministros que la acompañan en su gestión, Vidal encaró las primeras reformas en la administración provincial: ordenó reducir un 30 por ciento la planta de funcionarios políticos e impulsó la emergencia en materia de Seguridad y en Infraestructura y Servicios Públicos.

La misma medida adoptó en el Servicio Penitenciario, aunque luego, la fuga de los hermanos Christian (44) y Martín Lanatta (42) y Víctor Schillaci (35) la obligó a relevar a la cúpula de esa fuerza y a designar como nuevo responsable a Fernando Díaz.

Allí, la gobernadora habló de “complicidad” del Servicio Penitenciario, sostuvo que el narcotráfico “ha penetrado en la política" y adjudicó la fuga “al resultado de lo que dijimos desde el primer día: no a la corrupción y sí a la lucha contra el narcotráfico”.

“Este mensaje tiene costos, consecuencias, pelear contra las mafias no es gratis. Sabíamos que teníamos batallas por librar", advirtió.

Previo a esos hechos, Vidal debió afrontar sus primeros días de gobierno con la urgencia de conseguir los fondos para pagar los sueldos y el aguinaldo de los estatales, para lo que debió recibir ayuda financiera del gobierno Nacional.

Fue la propia Vidal la que en su discurso de asunción frente a la Asamblea Legislativa advirtió que recibió una provincia “quebrada”.

"Nos duele mucho a todos el abandono de la Provincia. Recibimos una provincia quebrada, deficitaria, llena de deudas incluso en las áreas más sensibles. La mayor deuda es con los vecinos, la ausencia del Estado en muchos lugares es grave", graficó, flanqueada por el ex gobernador Daniel Scioli.

Su ministro de Economía, Hernán Lacunza, trazó el panorama financiero por el que atraviesa la provincia: “con la caja en cero y sin crédito” y añadió también que cada día encontraba en el ministerio "un esqueleto en el placard, que es una deuda no reconocida, un gasto impago o no registrado”, montó que estimó ronda los 54.000 millones de pesos.

Por ello, presentó en la Legislatura el proyecto de ley de Presupuesto con un endeudamiento del orden de los 98.000 millones de pesos con la idea de “presentar un plan que trascienda el día a día de juntar las monedas".

Sin embargo, ese nivel de endeudamiento fue rechazado por el Frente para la Victoria, por lo que se frustró la sesión en la que debía tratarse el presupuesto. Ahí, también estaba previsto que se sancionen las leyes de emergencia en seguridad, infraestructura y penitenciaria, por lo que Vidal recurrió a un decreto para su implementación.

Mas allá del conflicto con el proyecto de Presupuesto y el impacto que provocó la fuga de los tres condenados por el triple crimen de General Rodriguez, en sus primeros días de gestión Vidal logró que la Legislatura modificara la Ley de Ministerios.

Vidal resolvió eliminar la Jefatura de Gabinete (en provincia no tiene rango constitucional), creó el ministerio de Coordinación y Gestión Pública, y Desarrollo Social absorbió las áreas de Niñez y Adolescencia y Deportes, mientras que Turismo quedó bajo la órbita del ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología.

Con el nuevo organigrama operativo, la gobernadora convocó a los pocos días a los gremios docentes de la provincia de Buenos Aires con el objetivo de iniciar las conversaciones con vistas a la paritaria salarial que garantice el inicio del ciclo lectivo escolar de este año.

Allí les planteó que la educación será una de las prioridades de su gobierno, los convocó a trabajar juntos para recuperar la escuela pública y acordó que a mediados de enero comenzarán a funcionar las comisiones técnicas paritarias.

Por ello, una vez que se logre sancionar el presupuesto, los gremios docentes serán convocados para conformar las comisiones técnica salarial y las de salud e higiene, reunión que en el gobierno estiman se realizará después de la primera quincena de enero.

La gobernadora implementó también las reuniones de gabinete itinerantes que había comprometido en su campaña. Mas allá de las semanales que realiza en La Plata, junto a su gabinete mantuvo encuentros en Tres de Febrero y San Martín.

Comentarios
Comentarios