Justo para año nuevo, una pareja de Csörötnek, una localidad del oeste de Hungría, se encontró con una bolsa muy misteriosa en su camino. Había algo que se movía en su interior, un ser vivo que había sido abandonado a su suerte, o mejor dicho, destinado a morir por algún inconsciente.

Teniendo en cuenta lo que encontrarían al abrir la bolsa, la pareja decidió filmar el momento con la intensión de generar conciencia. Y bueno, este es el resultado:

Se trataba de nada más y nada menos que un perrito negro de tan sólo 4 meses de vida. Un perrito que moriría tarde o temprano asfixiado, de hambre o frío.

Czirákyné Horváth Sylvia, el hombre que aparece en el video, comentó en su cuenta de Facebook que ellos dedujeron por la fecha, que el perrito fue un regalo de Navidad no deseado. Sin embargo, lo importante a destacar es que no se puede hacer este tipo de regalos sin estar conscientes de que quedará en buenas manos.

Comentarios
Comentarios