El pase del delantero de Boca Juniors Jonathan Calleri al Inter quedó "frenado" al menos en forma provisoria ya que la entidad italiana teme sanciones de la FIFA por la aparición de un tercero, el Deportivo Maldonado de la segunda división del fútbol de Uruguay, en la operación.

La llegada de Calleri al Inter parecía hasta este martes concretada, ya que la sociedad italiana estaba dispuesta a abonar los 12 millones de euros que se le solicitaban por el pase y el jugador había aceptado ser cedido a préstamo a otro club italiano (Bologna o Chievo Verona).

El problema surgió, según sostuvo en su edición digital el diario deportivo La Gazzetta dello Sport, cuando los dirigentes del Inter se enteraron de que los derechos de Calleri ya no le pertenecían a Boca sino a una "sociedad anónima" que maneja el fútbol del Deportivo Maldonado.

La dirigencia del Inter, entonces, se tomó muy enserio las recomendaciones que hace un año realizó la FIFA con respecto a la aparición de terceros en las transferencias de futbolistas de distintas ligas y comenzó a dar marcha atrás en la operación.

"La cuestión política es relevante, sobre todo para un club de la primera línea que es el Inter (uno de cuyos dirigentes es el argentino Javier Zanetti)", escribió el periodista Carlo Laudisa, periodista de La Gazzetta dello Sport.

Ante los rumores desde Uruguay el presidente de Deportivo Maldonado, Federico Alvira, trató de dejar al club fuera de todas las dudas que comenzaron a sobrevolar la transferencia.

"Yo soy presidente de Deportivo Maldonado de la parte civil y puedo dar fe de que los comentarios que hay sobre el caso Jonathan Calleri son erróneos. Nosotros cedimos la parte de futbol, a una sociedad anónima (de capitales que no son uruguayos) que es la que se hace cargo de esas cosas", aseguró Alvira en declaraciones realizadas a ESPN FC Radio.


El presidente agregó que "con este jugador (Calleri) no se hace un pase puente. Es erróneo eso. Quiero limpiar la imagen del club y de la gente que estamos convencidos que se manejan en la legalidad".

Mientras tanto, la dirigencia de Boca no expresó su posición ante esta situación, y Calleri, quien se preparaba para viajar a Milán para hacerse la revisación médica, entrena con el plantel en Los Cardales.

Esto marca una diferencia con relación a lo hecho durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, cuando la AFIP investigó pases de futbolistas con triangulación por clubes de Sudamérica, especialmente Chile y Uruguay.

Los casos más sonados de los últimos tiempos fueron los de Ignacio Piatti, Jonathan Bottinelli, Gonzalo Higuaín, Emanuel Gigliotti, Facundo Roncaglia, Carlos Matheu, entre otros.

 

Comentarios
Comentarios