Dos policías fueron asesinados hoy cuando se tirotearon con delincuentes que pretendían asaltar a un repartidor de cigarrillos en la localidad bonaerense de Villa Diamante, partido de Lanús, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió minutos antes de este mediodía en Florida y Manuel Castro, en esa localidad del sur del conurbano, donde trabajaban efectivos de la comisaría local en busca de los delincuentes.

Fuentes policiales informaron a Télam que todo comenzó cuando una camioneta de la empresa Clan dedicada al reparto de cigarrillos estacionó en esa esquina bajo la custodia de dos efectivos, uno de ellos identificado como el teniente primero Roberto Osvaldo Ponce (49), quien se desempeñaba en el Comando de Patrulla Comunitaria (CPC) de Lomas de Zamora.

En ese momento, cuatro delincuentes armados los interceptaron con fines de robo y efectuaron disparos contra ambos policías.

Según las fuentes, Ponce recibió un balazo a la altura del pecho que le ocasionó la muerte casi en el acto, mientras que su compañero también cayó al piso gravemente herido.

Los voceros dijeron que el otro policía, un teniente de 44 años cuya identidad no se difunde, murió horas después en el Hospital Evita de Lanús, a donde habían sido trasladados.

Efectivos de la Coordinación Departamental del citado distrito procuraban identificar a los agresores, por lo que hicieron un relevamiento en la zona en busca de cámaras de seguridad, cuyas imágenes pudieran haber captado el momento del ataque.

"Uno (de los asaltantes) se puso a la par de la camioneta con una moto de apoyo y un Fiat Uno bordó tenía otros tres delincuentes adentro", contó una vecina que vio el intento de robo.

Según la mujer, un delincuente bajó del vehículo, "abrió la puerta del acompañante de la camioneta blanca mientras que el repartidor estaba cobrando los cigarrillos y directamente acribilló" a los efectivos.

"Después le pidieron la plata pero el muchacho salió corriendo y el hombre (por el efectivo) estaba prácticamente muerto", aseguró la testigo, quien agregó que "el asesino era gordito y de cara blanquita".

En tanto, un comerciante contó que cuando llegó al lugar "el policía ya estaba fallecido", mientras que su compañero "se llegó a desmayar porque tenía un tiro en el abdomen y sangre en la cabeza", por lo que lo llevaron a un hospital zonal pese a que "no hubo asistencia médica".

"No es la primera vez que pasa esto acá, todos los días tenemos hechos de inseguridad, roban acá y se esconden a cuatro cuadras en la villa Fiorito o en la de Warnes y la Policía no hace nada", se quejó.

El comerciante contó que "todos los vecinos" tienen la alarma vecinal pero que cuando llaman a la Policía llega "como siempre después de todo".

"A mi me han robado a punta de pistola, llamo a la comisaría y me dicen que llame al 911, parece que nos están cargando", concluyó.

El hecho es investigado por personal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 del Departamento Judicial Lomas de Zamora.

 

Comentarios
Comentarios