El incendio desatado el jueves al mediodía en el Parque Nacional Los Alerces (PNLA), en el oeste de Chubut, continúa muy activo en los dos focos principales, del frente y la cola, aunque se mantiene en la superficie que alcanzó ayer, de 1.350 hectáreas de bosques nativos, informó el organismo.

En el lugar trabajan 240 brigadistas del propio parque y del Servicio Federal de Manejo del Fuego, que también dispuso la acción de cuatro aviones hidrantes y tres helicópteros con helibaldes, además de personal de distintas áreas de la provincia de Chubut.

También hay refuerzos de los Parques Nacionales Nahuel Huapi, Lanín y Laguna Blanca, sumados a brigadistas de la provincia de Río Negro, bomberos voluntarios y agentes municipales de las localidades de la zona. El gobierno provincial informó que hoy llegará al lugar el gobernador Mario Das Neves, quien se entrevistará con las autoridades al frente del siniestro, y con pobladores evacuados y una familia que perdió su vivienda.

Gabriel Bauer, biólogo e integrante del Departamento de conservación del PNLA, informó a Télam que "la rotación del viento y la topografía del lugar hicieron que el fuego queme en retroceso, manteniéndose en el área ya afectada antes".

El científico destacó que no hubo más viviendas afectadas -el viernes había quemado la casa de un poblador y un galpón- y que los brigadistas realizaron una guardia especial en un sector poblado denominado El Maitenal, donde hay familias indígenas.

Comentarios
Comentarios